Posts From Martin Cantet

Volver a la página inicial
Reseñas

Menea para mí

Goce para salir de la marginalidad Entre tenders y papeles en el suelo se descubre el barrio. Ocho jóvenes nos reciben a ritmo de cumbia. Entre coreografías y canciones en

Reseñas

Si mon dieu

Caos y creación en los dominios del humor Pocas veces, la energía de la platea desborda con semejante expectativa como cuando se acerca a ver el show de SI MON

Reseñas

El casamiento

Onírico grotesco-costumbrista Algo no está claro. Nuestro protagonista, Enrique (Mariano Bassi) nos interpela directamente como si fuésemos su mente, pensándonos en voz alta. Pareciera ser un estado de sueño profundo,

Reseñas

Cuestión de principios

Rostros cubiertos por memorias Un padre y una hija. Distancia.  Él, sindicalista histórico de un partido obrero, en el otoño cada vez más frío de su vida. Ella, periodista exitista,

Reseñas

La rebelión de los Ateos

Sálvese quien pueda Tres sacerdotes meditan en su torre de marfil. Su teocracia tripartida se ha venido a menos y el supremo líder no atiende sus plegarias. Será la soledad,

Reseñas

Se alquila

Sitcom de calle Corrientes Un obsesivo (Santiago Stieben) y un descontracturado (Diego Mesaglio), vieja antinomia universal, más un antagonismo sencillo, un cuarto libre. El primero es dueño, el segundo, potencial

Reseñas

Rojos globos rojos

Crisis, reinvención y permanencia Pompa y boato exhiben, al recibir a su audiencia, el Cardenal (Jorge Lorenzo) y las Popis (Lorena Penón y Gabriela Perera). Pero la realidad dista mucho

Reseñas

¿Quién es el séptimo?

El arte de hacer aparecer Es difícil de poner el dedo en qué hace al acto creativo. La lógica del acontecimiento supone una serie de dificultades y problemas filosóficos que

Reseñas

Piaf, porque el amor lo quiso

El goce y libertad como acto político Nuestra historia trágica entre 1976 y 1983 tiene, con el paso de los años y el ejercicio de la memoria, cada vez más

Reseñas

El legado

Memoria viva sobre la muerte Todo parece indicar, al ingresar al espacio, que nos hallamos en una sala de estar de una casa humilde, sobria y sin lujos. Apenas un