Tarascones

Tarascones

Ficha

  • Reparto:

    SALA ORESTES CAVIGLIA
    Funciones: jueves a sábados 21.30. Domingos a las 21.
    Teatro Nacional Cervamtes (A. Córdoba y Libertad)

  • Salas:

    Baja el 13 de agosto

 

Cuando las máscaras caen

Cuatro mujeres de la aristocracia porteña se reúnen a jugar a la canasta cuando un horrible crimen transforma lo que era otra tarde de té, masas finas, cartas y chismes en una película de detectives de bajo presupuesto donde, a falta de mayordomo, la acusada es la mucama. Paola Barrientos (Zulma), Alejandra Flechner (Martita), Eugenia Guerty (Estela) y Susana Pampín (Raquel), son las protagonistas de esta comedia escrita por Gonzalo Demaría y dirigida por Ciro Zorzoli.

El ingreso a la sala se convierte en invasión de propiedad privada al observarse la escenografía que recrea el living de una casa pacata de algún barrio pudiente como Recoleta o Barrio Norte. Las flores de los tapizados, las jaulas con pájaros, las alfombras, el mobiliario sugieren el hogar de una señora ya mayor. Y el conjunto confirma aquello de que el dinero no hace al gusto. Para cuando el espectador se empieza a imaginar a la dueña de casa, las actrices ingresan. Los colores de los atuendos (rosa, verde, marrón) hacen juego con los de la escenografía.  El vestuario remite al arquetipo de mujer de clase alta asistiendo a una reunión con amigas: trajes sastre o vestidos, zapatos de taco alto en composé, algún que otro exceso de accesorios. El maquillaje y el spray en el pelo dan cuerpo a las caretas simbólicas que a lo largo de la obra irán cayendo.

La sorpresa del texto en verso se naturaliza rápidamente gracias al humor y la ironía. El arquetipo nacional de aristócratas se refuerza también con las opiniones sobre las personas de estratos sociales más bajos. El orgullo de clase, la sed de venganza y la necesidad de hacer ostentación de poder se hacen uno cuando resuelven que serán ellas quienes juzguen a la joven acusada. Una máscara real es la que provoca que caigan las imaginarias: cuando cada una a su turno se la coloque por unos breves minutos, en lugar de avanzar en la investigación del juicio, se revelarán delitos cometidos por las acusadoras.

El pacto teatral no se romperá ni una sola vez gracias a la verosimilitud lograda de este disparate y a las excelentes actuaciones – quizás más corridas de lo habitual para tratarse del teatro oficial – que logran que lo monstruoso de los personajes no quede meramente en el discurso, sino que también se corporalice.

Una cacería de brujas en la que no quedará otra opción más que reírse.

Ficha:

Con Paola Barrientos, Alejandra Flechner, Eugenia Guerty y Susana Pampín
Dirección Ciro Zorzoli
De Gonzalo Demaría

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.