Humor a la carta

Humor a la carta

Ficha

  • Reparto:

    Prensa: Lol

 

Volver

Peinando 77 abriles de canas pero con el vigor juvenil que sus ojos describen, Ernesto Acher salió a la platea del ND Ateneo ante un aplauso multitudinario y cómplice. Bastó un podio y su encanto (que no es poco) para cautivar a su audiencia entre risas y anécdotas. Acher está de vuelta en el país que lo vio nacer y lo celebró con su show Humor a la carta.

¿Cómo se sostiene un show de chistes en tiempos de stand up? Pues con la gracia y trayectoria que éste afable personaje inviste. Lo cierto es que, con un anotador en mano, el humorista/mozo toma el pedido de los invitados y comienza a recordar cuentos graciosos, en un diálogo directo con su público. Tan simple y tan efectivo como eso. ¿Cómo lo logra? Con el pacto que establece con sus espectadores. Conociendo o no su admirable trayectoria, se produce una cercanía entre el artista y la platea que bien le vale el rótulo.

Por casi 2 horas, asistimos a un unipersonal íntimo en el cual Don Ernesto logra dicha proximidad desde la risa, otra tarea admirable. Borrachos, gallegos, judíos, aviones, ingenieros, todo activaba la memoria del hombre. Tamaña hazaña radica justamente en su visión del humor. Citando a Woody Allen, el propio artista recuerda que “comedia es tragedia más tiempo”. Entre las múltiples implicancias de semejante sentencia, una de ellas pone al humor en el lugar de cosmovisión, de interpretar al mundo desde la gracia cotidiana, de vivir al acecho de la simpatía y la sonrisa que toda situación conlleva, sin distinguir el color alegre o triste del momento. Y Acher destila esa capacidad de reírse en el día a día, haciendo gala de su risueña personalidad.

“Quietito no me voy a quedar”, atinó a decir hace poco en una entrevista éste multifacético humorista, músico y compositor. Si bien esta función fue única (en todos los sentidos del término), la promesa de Ernesto Acher en cualquier propuesta asegura un espectáculo sin igual, ya sea con música de altísimo vuelo, con humor descostillante o sus tan queridos híbridos entre los dos anteriores. Sin lugar a dudas, ha vuelto.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.