Donde duermen los grillos

Donde duermen los grillos

Ahora nosotros tomamos el control…

De la compañía “Bolsas en el viento” llega “Donde duermen los grillos”, dirigida por Marcos Arano.

Una cárcel, cuatro presos y un mismo objetivo: escapar!

Los espectadores ingresan a la sala, cargada de humo y mientras se sientan en sus asientos, escuchan los chistes negros que uno de los reclusos le cuenta a la guardia de turno.

Ni bien empieza la obra, la platea es sorprendida por un acontecimiento muy original y divertido, que va a involucrar al público de manera inmediata, generando carcajadas por montón.

Una comedia cruel, como ellos la definen, interactiva, que no escatima y que asegura pasar un grato momento. La hermosa satisfacción de salir de un buen espectáculo con una sonrisa de oreja a oreja.

Por momentos, parece que observáramos escenas de “Tom y Jerry”, “Los tres chiflados” o “Chaplin”.

Esta pieza tiene mucho para destacar!
Partamos de las actuaciones. Todos manejan un buen uso del cuerpo y de su voz, así como también nos deleitan con sus destrezas acrobáticas, musicales, de clown, y también de magia, pero cabe destacar la labor de Rodrigo Frascara por su histrionismo escénico y su ocurrente sentido del humor. También se lleva unas rosas extras Ezequiel Cotton, “El mudo”, el músico en vivo, quien va a dar un paseo por una gran cantidad de instrumentos, manipulando, por momentos,  más de dos a la vez.

El vestuario va a terminar de componer a estos peculiares personajes. Tarea también acertada por parte de Alejandra Robotti.

La coreografía, a cargo Paola Sanabria, es sin dudas, un factor fundamental por el cual esta pieza se destaca. Actores activos, en constante movimiento, con algunas excepciones en las que la quietud no carece de sentido.

La escenografía es igual de generosa, móvil y transformable. No hay cosas de más. Todo lo que está en escena, suma. Gran labor por parte de Carolina Fernández y Jazmín Savignac.

La iluminación también es para resaltar, así como las proyecciones que nos van a empujar dentro de las sensaciones que transitan los 4 personajes, producto del encierro, de los deseos, de la nostalgia, de los fármacos.

Por último, es interesante la propuesta de hacer partícipe al público sin hacerlos levantar de sus asientos, lo cual le permite a uno disfrutar de la función y jugar un rato también!

Sin dudas, una obra más que recomendable!

En este momento se encuentra otra obra en cartel de la misma compañía, y también dirigida y actuada por Marcos Arana, “Silban las balas”.

Ficha:

 Actores:

Lautaro Amurri

Lala Buceviciene

Rodrigo Frascara

Marcelo Sapoznik

Fernando Vitale

Dramaturgia: Marcos Arana / Bolsas en el viento

Música original y dirección musical: Ian Shifres

Músico: Ezequiel Cotton

Diseño de luces: Alejandro Velazquez

Dirección: Marcos Arana

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.