Rufianes

Rufianes

Ficha

  • Reparto:

    FUNCIONES: LUNES 21.00 HORAS
    LOCALIDADES $250 PESOS.-
    GALPÓN DE GUEVARA (Guevara 326).

  • Salas:

    ELENCO
    Flor Benítez – Rosa
    Talo Silveyra – Juan
    Juan José Marco – Romano
    ​Julián Pucheta – Tinto​
    Maia Contreras – Grisel

    ​ Ensamble Femenino
    Micaela Barber Clas – La Polaka
    Karina Daniela Barda – La Franchuta
    Julieta Goncalves – La Gallega
    Romina Julieta Ruiz – La Cordobesa
    María Clementina Marti – La Turca/Swing

    Ensamble Masculino
    Juan Mende – Ancho de Bastos
    Ignacio Pérez Cortes – Ancho de Copas
    Emanuel Robredo Ortiz – Ancho de Oro
    Marcelo Alejandro Amante – Policía/Cliente/Rufián
    Paolo Sambrini – Periodista/Cliente/Rufián
    Gracián Agustín Quiroga Páez – Cliente/Rufián/Swing

    MUSICOS
    Piano y Dirección Musical: Juan Ignacio López
    Violín: Emanuel Teper
    Batería: Pablo Aragona
    Bandoneón: Luigi Raponi
    Flauta: Rodrigo Márquez
    Contrabajo: Lautaro Vergara

  • Conclusion:

    FICHA TECNICA
    Idea original: Juan José Marco
    Dirección General: Marcos Rauch
    Composición Musical: Juan Ignacio López
    Libro: Marcelo Camaño
    Letras de Músicas: Luis Longhi
    Dirección Coreográfica: Juan José Marco
    Asistente de Dirección: Angelo Fornabaio
    Diseño de Iluminación: Pedro Daniel Suarez
    Diseño de Escenografía y Realización: Giuliano Benedetti
    Diseño y Realización de Vestuario: Nélida Bellomo.
    Diseño y Realización de Maquillaje y Peinado: Coni Montin
    Diseño Gráfico: Florencia Barallobre - Aba Ideas
    Fotografía: Nacho Lunadei
    Realización de Video: Diego Saggiorato
    Asistente de Dirección: Angelo Fornabaio.
    Asistente de Coreografía: Juan Gentile – Analía Guzmán.
    Stage Manager: Silvia Otero
    Prensa: WE Prensa & Comunicacion
    Producción Técnica: Santiago Questa
    Producción General: Carolina Rauch, Hernán Araya, Juan Bautista Sasiain.
    Marcos Rauch, Juanjo Marco.

 

Guapos de todas partes

Rosario. Años 30. Romano (Juan José Marco) vino de Italia hace algunos años y está muy bien acomodado, es parte de un “equipo de trabajo”,  maneja un boliche… y a sus chicas. Rosa (Flor Benitez) es una de las chicas, es su mujer, cosa que no necesariamente implique amor de su parte. En torno a ellos un grupo que ya iremos conociendo.

Un buen día llega a la ciudad Juan (Talo Silveyra) , el hermano menor de Romano, quien lo admira y viajo a la Argentina solo para estar con el y seguir sus pasos… aunque en realidad no sepa bien cual fue el camino que recorrió su ídolo.

La mafia siciliana rige en el barrio, Tinto (Leo Trento) es el jefe, sus hombres de confianza, además de Romano, son Ancho de bastos (Juan Mende), Ancho de oro (Emanuel Robredo Ortiz) y Acho de copas (Ignacio Pérez Cortes); ellos menejan todo, son amos y señores, ahí se hace lo que ellos quieren y dicen. Entre todo lo que manejan esta el prostíbulo, con Grisel (Maia Contreras) a la cabeza.

Juan y Rosa se enamoran y todo se complica… la mafia y el amor, no van de la mano; ellos son dos personas honestas que intentarán llevar su relación adelante y destruir esa organización.

Un musical en el que vale resaltar para comenzar que es completamente nacional, el libro (Marcelo Camaño), las letras (Luis Longhi), la música (Juan Ignacio Lopez), las coreos (Juan José Marco) y nada quedo librado al azar. Evidentemente han logrado conformar un equipo creativo que funciona muy bien, ya que el resultado que obtuvieron es realmente muy bueno, todo ensambla perfectamente, es un instrumento que suena afinadísimo.

Los intérpretes suman a la historia, cada uno logra destacarse, los talentos individuales no son egoístas, sino que se abren y se suman a los otros y lo que se ve es un bloque sólido en escena.

Hablar de la enorme calidad artística de Florencia o la potencia y personalidad de Maia; de la revelación para el género que representa Leo o la gran jugada de Juan, dejando a su bailarín en segundo plano y demostrando su veta actoral… la solidez de Talo, en un personaje tan naif como fuerte, demuestran que nadie queda relegado y todos aportan lo suyo.

Pero no solo los protagonistas, “los anchos” que se sigue consolidando cada vez más, como también el resto del elenco: la polaca (Micaela Barber Clas), la franchuta (Karina Barda), la gallega (Julieta Goncalves), la cordobesa (Romina Ruiz), la turca (Maria Clementina Marti), Alejandro Amante, Paolo Sambrini y Gracián Quiroga Páez. Más allá de representar un crisol de razas, marcan un abanico de estilos que combinan delicada y efectivamente.

La escenografía es simple y amplia, saben usar muy bien las virtudes de la sala, la amplitud espacial que tiene El galpón de Guevara, lo hacen jugar a su favor para el desarrollo de la historia, jugando las luces y rol central.

En escena también está la particular banda (lookeada a tono) con Juan Ignacio Lopez a la cabeza y en el piano, Emanuel Teper (violín), Pablo Aragona (batería), Rodrigo Marquez (Flauta), Lautaro Vergara (contrabajo) y Luigi Raponi (bandoneón), una gran selección instrumental, completamente acorde a la historia y suenan de maravillas.

Para no dejar ningún elemento de lado, también el vestuario es meritorio, adaptado no solo al contexto sino a cada uno de los actores.

Detrás de todo esto, Marcos Rauch, quien desde la dirección hace un gran trabajo, pone cada cosa en su lugar y guía a los interpretes para llegar con tranquilidad a buen puerto.

Un espectáculo que vale la pena ver, que más allá de estar muy bien realizado de punta a punta, demuestra que para hacer un muy buen montaje no siempre hace falta una enorme productora detrás, sino que también una cooperativa con mucho trabajo y ganas, puede obtener buenísimos resultados.

Categories: Musicales

Escribe un comentario

Only registered users can comment.