Rojos globos rojos

Rojos globos rojos

Ficha

  • Reparto:

    Funciones:sábados a las 20:30 hs. En el Centro Cultural de la Cooperación. AV. Corrientes 1543. Sala Pugliese.

  • Salas:

    Prensa: Alfredo Monserrat

 

Crisis, reinvención y permanencia

Pompa y boato exhiben, al recibir a su audiencia, el Cardenal (Jorge Lorenzo) y las Popis (Lorena Penón y Gabriela Perera). Pero la realidad dista mucho de ello. Lejos de los fastuosos escenarios, un teatro al borde de la clausura los tiene malversando su arte al servicio de las rentas. La vocación se difumina en el malestar económico y el hecho artístico juega a ser salvavidas monetario, muy al pesar de sus protagonistas. La crisis, paradójicamente, saca lo más crudo y real del artista en Rojos, globos rojos, pieza teatral de Eduardo “Tato” Pavlovsky.

La obra se funda en muy pocos elementos para lograr su cometido. Bastan las actrices y su actor, música y luminotécnica alusiva, que oscilan entre lo incidental y lo emocional de nuestros personajes, y un vestuario ostentoso. El resto, la nada, el vacío interno y externo que deja en los protagonistas la amenaza de cierre de su humilde teatro. El propósito es, entonces, la interpelación directa. Un texto que va y viene entre lo personal y retórico desnudan sujetos que no quieren dejar de soñar. Su sacerdocio por el arte enfrenta horas difíciles y por ello, ruegan al público cada gesto, cada colaboración, cada aplauso. Son años ya de dedicarse a ello y no sólo apremia la economía, sino también la vigencia de su creación. ¿Hay que reinventarse constantemente? ¿Hay discursos que ya no corren? El Cardenal se pregunta en voz alta mientras repasa su vida, su formación actoral, sus amistades perdidas en el tiempo. Las popis adornan sus memorias con voces del pasado y gestos que se graban en la mente de nuestro desasosegado anfitrión.

Por último, una pregunta por “lo porteño”. Pulula en el texto ese ser de Buenos Aires, ciudad de teatros, un orgullo no carente autocrítica sobre cómo nos pensamos con relación a nuestra prolífica escena teatral. Se trata, al fin y al cabo, de un protagonista sobrellevando su crisis de la única manera que conoce: actuando. Se borra así esa delgada línea entre realidad y ficción y las miserias se vuelven espectáculo cuando el artista decide fundirse en su personaje.

Entre lo oscuro y lo luminoso, lo patético y lo conmovedor, Rojos, globos rojos es un ingenioso relato de la compleja psiquis del artista experimentado ante los períodos más difíciles de realizar su labor. Con texto puntual y duración puntillosa, el espectáculo es una invitación original a un mundo personalísimo que refleja a muchas y muchos que pueblan nuestras tablas porteñas.

Ficha:

 

Protagonizada por: Jorge Lorenzo, Lorena Penón y Gabriela Perera

Adaptación, dirección y puesta en escena: ChristianForteza

 

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.