El legado

El legado

Ficha

  • Reparto:

    Las funciones se realizan todos los sábados a las 22 h
    Teatro El Ópalo, Junín 380

 

Memoria viva sobre la muerte

Todo parece indicar, al ingresar al espacio, que nos hallamos en una sala de estar de una casa humilde, sobria y sin lujos. Apenas un bastidor con algunas figuras de sombra resalta por lo que, ante cualquier mirada pasa por hogar corriente, sencillo y sin lujos. Pero el mismo esta signado por una de nuestras páginas tristes, la de nuestra dictadura cívico militar. Lejos de la tristeza, una celebración a la memoria y la vida es la que nos ofrece nuestra anfitriona y dramaturga Merceditas Elordi en su multipremiado espectáculo El legado.

Así, una madre/abuela marplatense nos interpela directamente: una hija/nieta desaparecida forzadamente y su retoño, perdido entre la injusticia de un plan sistemático en contra de derechos humanos. Esto no se traduce en la mera desdicha de nuestra protagonista. Mucho más que eso, esta mujer con todas letras nos recibe como invitados, nos habla directamente, nos mira fijo y sostiene la mirada como quien no teme más luego de haber sufrido lo peor. Entre pastafrola, fotos y objetos de nimio valor real pero desbordantes en lo simbólica afectivo, la experiencia es la de ser invitados a dejarnos interpelar por lo ocurrido. La matriarca armenia no viene a lloriquear a nuestras piernas, nos pone de pie y alerta, nos habla de una adolescencia/temprana adultez robada y alimenta una esperanza de vida, no sin su cuenta de quien lucha contra la marea, pero esperanza al fin.

Es la memoria la que se ve desafiada en este relato. ¿Cómo se construye la misma? ¿Se trata de un mero compartimiento estanco? ¿Es acaso una valija como la que la actriz pasea por la escena? ¿Será, más bien, ese compendio de objetos que recrean un universo presente y real? Este cuestionamiento entre tecitos y delicias trae además la experiencia de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, aquellas cuya visión y misión nobles han sido vilipendiadas tanto por el paso del tiempo como de intereses espurios que echan tiempo en dichos pasos, que huelga detallar aquí. Despojadas estas bajezas que pueblan la historia, nos encontramos cara a cara con ella: una abuela, una madre, ese ser que se define por otro, pero que ese otro le fue arrebatado.

Con la conmoción a flor de piel y la memoria que reclama vida a como dé lugar, Elordi revitaliza nuestra pasado, lo saca de aquel lugar hermético que algunos libros de historia (y autores, no necesariamente de ficción) prefieren dejar juntando polvo y nos recuerda que no hay construcción de justicia (léase, futuro) sin recrear nuestra memoria como cantera de verdad. De sobra es destacar el talento cuando no hay palabra que recree aquellos sentimientos nobles que solo el teatro loga para interpelarnos.

Ficha:

Intérprete: Merceditas Elordi

Dirección: José Toccalino

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.