Lo quiero ya

Lo quiero ya

Ficha

  • Datos de funciones:

    Información sobre las funciones, en la cartelera

  • Prensa:

    Carolina Alfonso

 

Carrera sin fin

Un espacio escénico en el que predominan los tonos azules, colores relacionados con lo onírico, donde algunas tarimas muy bajitas, que sirven para caminar o sentarse, entre otras cosas, ya que los intérpretes se servirán de ellas y de otros dispositivos más altos, para ir dibujando los diferentes lugares en los que se desarrollan los hechos. Esta construcción permanente, se complementa con una pantalla gigante en el fondo, que va presentando imágenes y palabras que suman a lo que va pasando.

La vida moderna es acelerada y loca, todos corren por llegar a algún lugar que muchas veces no saben cuál es, se enloquecen por agradar a sus seres cercanos o a desconocidos en las redes, trabajan de lo que pueden y no de lo que aman porque hay que llegar a fin de mes, aún traicionándose a uno mismo, las relaciones son efímeras… agotamiento, agobio, ansiedad, depresión, stress, descontento, ansias de triunfo… ¿es realmente todo tan así? ¿vale la pena? ¿hasta dónde los seres humanos están dispuestos a resignar sus sueños y deseos? … a resignarse a sí mismos.

Todos estos son temas que trata este musical, que no cuenta una historia lineal, sino que son doce pequeñas historias, trece vidas que se cruzan, se afectan unas a otras, se interrelacionan y modifican entre sí, aún sin que los mismos protagonistas lo noten, se van entretejiendo y avanzando en paralelo.

Es tal la locura en la que viven sumidos, que cada uno de ellos, eligió contratar a una empresa que le provee asistentes personales virtuales, en este caso todos comparten a Luis (que es una persona del otro lado de celular, no un programa), él les va diciendo que hacer, que pensar y como actuar de manera permanente, pero ¿a él quién lo ayuda? ¿cuánto de lo que aconseja, recomienda o indica que los demás hagan, hace? ¿realmente sirven sus consejos?

Ese azul que los envuelve, más la estructura interna de espectáculo, que va cortando e intercalando historias en períodos cortos, hace que todo parezca un sueño, pero no lo es, aunque si representa lo dormidas que van las personas por la vida, lo poco que se detienen o que abren bien los ojos, se paran a ver, escuchar… sentir el mundo que los rodea y fundamentalmente, su interior.

El vestuario maneja una amplia paleta de colores brillantes y ropa divertida, que junto a las alegres canciones y enérgicas coreografías que acompañan música y canciones muy pegadizas, marcan un contraste con la “angustia existencial” de los protagonistas.

Los artistas imprimen ritmo y humor desde sus interpretaciones; el nivel de los todos ellos es muy alto, luciéndose en los tres pilares del género, es decir, canto, baile y actuación, siendo el “asistente” (Julián Pucheta), quien marca el ritmo de todo. Los músicos en vivo suman emoción y fuerza.

Marcelo Caballero desde la dirección propone una dinámica en escena que no se detiene, ritmo y una fluidez que suman a la historia y no permiten que el espectador tenga un respiro, haciendo se sume a la vorágine que hay en escena.

Este musical que ya triunfó en México, Uruguay, Colombia y Perú, además ha cosechado varios premios, entre ellos «mejor musical off» en los Hugo, volvió a la cartelera porteña con todo el power y pisa se afianza a fuerza de un gran equipo, en el cual cada uno hace muy bien su parte.

Lo quiero ya, es un espectáculo que saca una foto al momento actual, una crítica con humor al correr sin saber a dónde ni porque, un musical para disfrutar de mucho talento, pasarla bien y divertirse, que invita a poner el freno de mano y ver la vida de otra manera.

Ficha:

Elenco: Julián Pucheta, Elis García, Karina Barda, Federico Fedele, Victoria Condomi, Pablo Turturiello, Luana Pascual, Lucien Gilabert, Lala Rossi, Julián Rubino, Julieta Rapetta, Renzo Morelli y Camila Ballarini Pedro Raimondi y Pilar Rodríguez Rey
Banda en vivo: Franco de Paoli en baterìa, Paula Solange Morales en bajo, Gabriel Mathus en guitarra

Dirección coreográfica: Marina Paiz
Dirección musical y arreglos vocales: Juan Pablo Schapira
Dirección de actores: Martín Goldber
Dirección general y puesta en escena: Marcelo Caballero

Categorías: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.