Las probadoras

Las probadoras

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: Sábados, 21 hs. / Sala: Teatro del Pueblo, Av. Pres. Roque Sáenz Peña 943.

  • Salas:

    Prensa: Silvina Pizarro

 

La insania del poder

Dos mujeres se encuentran en un espacio aislado, un subsuelo. Están encerradas por voluntad de su padre,  quien las ha donado a la causa. Una causa que las excede y con la que no comulgan. Un régimen político totalitario. Si, son hermanas. Muy diferentes una de otra. Nora es atractiva, frágil, delicada y sensual. Soñadora, ingenua e ilusionada. Margot, en cambio, tiene los pies en la tierra. Es fuerte y concreta al pensar y al expresarse. Con el atractivo de la mirada y la palabra firme. Ese pequeño cuarto es su mundo. Una pecera cuadrada en la que son observadas desde detrás de un espejo, por Murat. Los tres, de distinta manera, son presos de ese sistema.

Ellas están mal comidas; el hambre es su compañía cotidiana y su tortura mental. Un timbre, y por una ranura aparece un pequeño plato de comida. Pero no está ahí para saciar su necesidad de alimento. El hambre lacerante se enfrenta con el temor. Están allí como ratoncitos de estudio; deben probar los alimentos que tomará el líder para verificar que no estén envenenados. En su propio cuerpo. Cada bocado trae un mundo de recuerdos de platos saboreados en la infancia junto al terror de la posibilidad de morir, dos minutos de agonía por cada bocado.

A su vez, Murat, el joven que las vigila con un uniforme grande en todo sentido prestado por su padre, se enamora de Nora y creará un ardid para pasar un breve tiempo a solas con ella. Mientras tanto, el sistema que las oprime y sofoca está a punto de caer. Se sabe que la gente común ha tomado las calles; puede ocurrir que tomen el edificio; están en doble peligro.

La obra plantea un juego de opresión en capas: el líder omnipresente que no se ve;  crea el sistema siniestro y oprime a todos; luego está el sótano que es su encierro; Murat oprimido por el líder hace lo mismo con las probadoras y que entra en conflicto al querer salvarlas; luego, el cinismo de someterlas al hambre y a la comida que probablemente implique su final, cada vez, cada plato. Y además, estas hermanas que se quieren pero se contraponen y están en permanente competencia entre ellas, entrando en un juego que las aleja de la posibilidad de unirse para quebrar su sometimiento.

Esta obra lleva a vislumbrar los múltiples mecanismos de poder que como una cascada se imponen sobre el ser humano. Una obra fuerte, oscura,  con un aire de esperanza final.

Ficha:

Intérpretes: Alejandra Hollender, Romina Moretto y Fidel Vitale; Asistente de dirección: Melania Barreiros; Dirección: Rubens Correa

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.