La maldecida de Fedra

La maldecida de Fedra

Ficha

  • Reparto:

    Bajo

 

Desterrada y sola

Un escenario despojado con un circulo de arena (cual plaza de toros) en el centro, y una gran piedra en el. Luces tenues y silencio. Todo se transforma en penumbras y cuando la luz comienza a entrar, Peregrina (Eleonora Wexler) está sentada en la piedra, acurrucada, angustiada, mira al frente y le habla a quien quiera escucharla.

Ella trabajaba para Fedra, era su esclava desde hace muchos años y ciertos acontecimientos hicieron que la despida y la destierre, Peregrina estaba prácticamente sola, su única compañía era un perro que crió desde pequeño,  pero hace un par de días desapareció y ella está muy angustiada por esto, era su amigo, su compañero y ahora no sabe nada de él.

La puesta muestra la contradicción interna de la protagonista, esa que la misma situación le provoca, la angustia y tensión internas se ven reflejadas en ese enorme desierto, que puede dar libertad pero no sabe a donde la lleva ni si podrá llegar por las mismas condiciones del camino, una inmensidad  que le brinda tanta libertad como incertidumbre y a la vez el círculo, del cual no sale, que la limita, la ata, la agobia.  La inmensidad y el ahogo de la libertad, todo junto… ¿libertad? ¿hasta dónde ser puede ser libre luego de haber vivido siempre en cautiverio? ¿es realmente libre?.

Dos trabajos impecables se conjugan en escena, el de la intérprete por un lado y del director (Marcelo Moncarz) por otro. Eleonora se apropia del texto, aportándole profundidad y  el dramatismo justo, la angustia del personaje, matizada con los pequeños momentos de alegría que le generan los recuerdos de “perro” (que se llama así porque no necesita otro nombre), su mirada, postura y movimientos en total sintonía con lo que vive Peregrina al contar su historia.

El nivel de detalle, sin que se vean las marcas de dirección, dan cuenta de un trabajo conjunto intenso y a conciencia, el aporte desde el escenario y la mirada de afuera se funden en un bello resultado.

Un espectáculo pequeño, íntimo, con hermosos trabajos, sin dudas vale la pena verlo.

 Ficha:

Con: Eleonora Wexler

Asistencia de Dirección: Nicolas Asprella

Puesta en escena y dirección: Marcelo Moncarz 

 

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.