La furia del volcán

La furia del volcán

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: sábados a las 20 hs.
    Teatro No Avestruz.
    Dirección: Humboldt 1857. Palermo

  • Salas:

    Difusión: Simkin & Franco

 

Se dice de mí…

Como se ha visto en más de una ocasión, la vida de las grandes estrellas de Hollywood dista mucho de ser lo glamoroso, reluciente y admirable que se proyecta en la pantalla grande. Incluso más de una vez nos encontramos de manera inesperada y cruel con la triste realidad que se esconde detrás de los flashes, el maquillaje y la ostentación que cubren a esas figuras semi dioses/ semi mortales. Tal es el caso de Ingrid Bergman; bella, talentosa y multipremiada actriz de origen sueco, que a pesar de tener una infancia dura signada por la ausencia temprana de sus padres, supo salir adelante, construirse una carrera y ganarse un lugar destacado en un mundo lleno de hipocresía y prejuicios morales, que no tardó en cobrarse una a una las “osadías” de una mujer que solo quiso ser ella misma, siguiendo su destino, rebelándose al sistema y enfrentando todo los preceptos puritanos de una sociedad machista, conservadora y tradicional. De representar la imagen de una mujer perfecta, con un matrimonio bien constituido y una hija adorable, se convirtió –gracias a la ayuda infaltable de la prensa amarillista de la época- en “una prostituta”, “una pecadora”, “un monstruo”… capaz de abandonar a su familia para echarse en los brazos de otro hombre, el director de cine italiano Roberto Rossellini, con quien tuvo tres hijos y finalmente logró casarse tras un duro divorcio de su primer marido. Y aunque el alcohol y la violencia de género fueron sus compañeros los años que duró esa nueva unión, Ingrid logró reponerse para levantarse una vez más y volver a ser la actriz talentosa digna de elogios, esos que la acompañaron hasta el final de sus días.

Escrita por la protagonista y el director de la obra (Marina Munilla y Gerardo Grillea), “La furia del volcán” narra la historia de esta luchadora, de una manera cinematográfica, donde cada momento pareciera ser una escena sacada de algún film de los interpretados por la misma Bergman, acompañado inteligentemente por la proyección de imágenes audiovisuales. Un elenco destacado encabezado por la propia Munilla –quien se luce en el rol de Ingrid-, junto a Patricia Giovetti (la servicial y querible Irene, su ama de llaves),  Roberto Mauri (su comprensivo primer esposo, Petter Lindström), Gabriela Granda (la inefable  y carismática “chimentera” Hedda Hopper), Mariano Gómez Kotiuk (el pasional y violento Rossellini), Azul Badino Buono (la dulce y angelical Pía, la primer hija de Ingrid), Rubén Otero (el impasible juez), y los dúctiles Matías Rodríguez Dávila y Sylvia Andrés (componiendo distintos roles), cuyas interpretaciones transportan al espectador a la época dorada del cine de Hollywood. La utilización de una escenografía minimalista sostenida por escasos elementos oportunamente seleccionados permite un juego dinámico y ágil, que se potencia con las luces. La puesta se completa con el maravilloso vestuario de época, de colores vivos, fuertes y brillantes, estupendamente recreado, que cubre con un halo mágico a los personajes.

En tiempos donde gracias a la lucha colectiva, tenaz y férrea la mujer ha logrado grandes avances en lo que respecta a su rol en la sociedad,  “La furia del volcán” nos muestra la soledad, impotencia y desolación que debió transitar una mujer, una bella y talentosa actriz, que en épocas impensadas pretendía -con absoluto atrevimiento- simplemente ser ella misma, ser feliz persiguiendo su sueño, ser dueña y señora de su propia vida, enfrentando con cuerpo y  alma las consecuencias de tamaña osadía. Imperdible.

Ficha:

Marina Munilla, Patricia Giovetti, Roberto Mauri, Gabriela Granda, Mariano Gómez Kotiuk,

Matías Rodríguez Dávila, Azul Badino Buono, Rubén Otero y Sylvia Andrés.

Voz en Off: Pablo Gandolfo

Dirección: Gerardo Grillea

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.