Consagrada

Consagrada

Ficha

  • Datos de funciones:

    En cartelera

  • Prensa:

    Mutuverria PR

 

Y la gloria ¿dónde está?

Entre trofeos de cotillón apilados por los rincones, hace su ingreso a escena la gimnasta Gabi Parigi. La música se torna solemne, con tonos olímpicos. Las luces y el humo revelan lentamente un cajón de saltos, un artefacto tradicionalmente gimnástico que, en manos de la protagonista, será la escena de múltiples vivencias de su vida niñez y adolescencia entregadas a la gimnasia artística. La gimnasta y la directora y dramaturga Flor Micha decidieron darle un contexto teatral y convertirla en Consagrada, una brillante reflexión en clave de humor sobre entregar una etapa de la vida al deporte profesional.

El género “biodrama” es quizás el que más se ajusta, pero no es exactamente eso, en palabras de Gabi. Lo relatado en escena abreva efectivamente en vivencias personales, lo cual no hace que todo lo visto sea documental. Lo que definitivamente es verdadero son aquellas sensaciones que transmite, las de una juventud signada por ser una mujer gimnasta. Sin colocarse en un lugar de víctima ni de sobreviviente, el texto permite a Gabi reconstruir, entre monólogos y exquisitos momentos de interpretación corporal, momentos agridulces: el control de peso, la vida personal al servicio de la deportiva, las figuras perversas del entorno y demás elementos que, con precisas dosis de humor, ayudan a la platea a digerir el sacrificio disfrazado de disciplina.

Como lo fue en su trayectoria de gimnasta, el manejo corporal de Gabi es fundamental para la obra. Su presencia escénica es deslumbrante, poniendo su despliegue físico al servicio de lo teatral. La entrega de sus monólogos la colocan no solo como eximia intérprete sino como una humorista precisa, de aquellas que entienden la relojería del humor que re quiere de la platea para acertar cada en remate en punto. Verla transformarse en escena es simplemente asombroso, la prueba de que en ella conviven actriz y gimnasta o, en términos más correctos, artista.

Pero Gabi no está sola en escena. La acompaña un fantástico trabajo técnico y de puesta en escena. Sharon Luscher, en colaboración con la intérprete y la directora, aporta los objetos que transportan al espectador del entrenamiento a la olimpíada, pasando por cada espacio intermedio y onírico. Juan Barone aporta unas piezas musicales impecables, de aquellas que generan clima, sean estos paisajes sensitivos o cumbiones que liberan tensiones al son de las cabecitas bailando en la platea. Y completando la tríada, Laura Saban, maestra de las luces, convierte el escenario en un espacio mágico, utilizando lo lumínico como recurso narrativo, que va develando la trama con cada nuevo as de luz.

Consagrada es asombrosamente brillante, brillantemente asombrosa. Devela con originalidad esa suerte de vida paralela en la que se desarrollan muchos (y, sobre todo, muchas) competidores de alto rendimiento. Sin esquivarle al drama, pero con la comedia como traductora, Parigi y Micha sorprenden y conmueven a una platea llena y cómplice, la prueba cabal de estar presenciando un auténtico acontecimiento teatral con todas las letras.

Ficha:

Intérprete: Gabi Parigi

Directora: Flor Micha

Género: Unipersonal #Biodrama #Comedia

Categorías: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.