La mishiguene de la carpa 4

La mishiguene de la carpa 4

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: sábados y domingos a las 18.30hs
    Teatro: El Método Kairós
    Dirección: El Salvador 4530, Capital Federal

  • Salas:

    Prensa: Simkin & Franco

 

Marcada

Una carpa típica de balneario de la costa atlántica, ruido de mar, y unos puñados de arena, le bastan a Laura (Mirta Wons), para sumergirnos con ella en la costa atlántica argentina, más específicamente Miramar. Balneario en el que Laura veranea desde su infancia. Una Laura ya adulta, indiscutiblemente dueña de la Carpa 4, nos pasea por todas aventuras, anécdotas, problemas cotidianos y sobre su vida, vida alocada que hace que se gane el término de Mishenguene.
Mishenguene es una expresión judía, un termino que viene del Idish que se refiere a una persona desvariada o loca, es una manera de llamar de una forma amena a aquellas personas que hacen cosas alocadas, fuera de lugar, atípicas o desubicadas.
Un término que va a recorrer la vida de Laura. Una Laura que narrando nos va a regalar imágenes de ella nadando con tiburones, siendo mordida y tragando una cantidad exacta, minuciosamente estudiada de agua salada, para poder entrar en coma y así necesitar ayuda de él.
El no esta, pero es el motor de la obra y del verano de Laura, es el bañero de su adolescencia, de su juventud, ese que ayudaba a su madre a bajar al balneario con la silla de ruedas, ese por el que Laura quería ser rescatada, besada, despertada.
Laura interactuá con un mozo (Federico Lomba) al cual no trata nada bien, y con un churrero (Daniel Ibarra), a quien conoce desde toda la vida, lo quiere como a un hermano, pero el mismo no solo quiere venderle todo tipo de productos, sino también coquetearle.
Laura casi encerrada en su carpa, sufriendo y teniendo miedo por todo tipo de enfermedades, lleva consigo a donde va, alcohol en gel, pañuelos de papel, medicamentos y cremas. Laura pasa el día en la carpa contándonos su historia, con mucho sentido del humor y por momentos nostalgia de la justa.
Quien no cometido algo atípico, una locura, algo fuera de lugar, para llamar la atención de alguien a quien pretendíamos que nos mirara, que nos hablara o que nos invite a su carpa.
Con la dramaturgia de Sebastián Kirszner y la dirección de Matías Puricelli, Mirta Wons logra hacernos pasar un verano divertido, alocado y con mucho humor.

 

 Ficha:

Actúan: Mirta Wons, Daniel Ibarra, Federico Lomba

Dirección: Matías Puricelli

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.