Cronología de las bestias

Cronología de las bestias

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: viernes, 21.30 h, y los domingos, 21 h, TIMBRe4, México 3554.

  • Salas:

    Prensa: Marisol Cambre

 

Más de un misterio

Una familia ¿puede tener secretos, miserias, desencuentros, rencores, odios?

Sí, claro; estos y muchos otros sentimientos oscuros pueblan los mundos familiares sin que necesariamente salgan a la luz, secretos que pueden quedar en el seno mismo del entorno familiar…pero, ¿y si esa familia está constituida por bestias? En este caso las implicancias y las consecuencias pueden llegar a ser terribles.

Cronología de las bestias, escrita y dirigida por Lautaro Perotti, es una obra inquietante.

Tras trece años reaparece Beltrán (Andrés Ciavaglia) en la casa de su madre. Había desaparecido cuando tenía catorce, y hasta este día nadie supo de él. Este hecho causa una terrible conmoción; ¿qué le pasó durante todo este tiempo? ¿Dónde estuvo? La reaparición de Beltrán genera un clima tenso, y es aquí, en este hecho, en el regreso inesperado/esperado, donde reside el misterio de la obra: idas y vueltas en las relaciones, múltiples conflictos…las miserias vuelven a la superficie luego de más de una década de ausencia.

La pieza desborda calidad por donde se la mire: un impresionante nivel de profundidad e intensidad en las actuaciones (amén de la perfecta precisión en una pieza que requiere de ella, en los tiempos, en los movimientos…): Adriana Ferrer es Celia, la tía de Beltrán. Julián Krakov es César, primo de éste. Juan Manuel Casavelos es el cura. Y por último, Silvina Sabater (nos sacamos el sombrero), es Olinda, la madre de Beltrán.

Una puesta súper interesante en donde se aprovecha al máximo y de la mejor manera el espacio escénico, jugando con el patio interno de la sala y una de sus puertas de acceso como escenografía que acompaña a la sala/living interior, que es en donde mayormente se desarrolla el drama. La iluminación, a cargo de Eduardo Pérez Winter, acompaña de manera eficaz el desarrollo de los sucesos que se generan aquí y allá: en la cocina, en el living, en el patio, guiando muy bien al espectador por las distintas acciones. El uso de objetos simbólicos juega un papel importante, principalmente esos pulóveres verdes, que intentan decir: la familia está unida y juegan todos para el mismo equipo…pero solo en apariencia. Es genial el uso de las idas y vueltas en el tiempo; escenas que se repiten, pero una vez que el espectador ha recibido cierta información, que hace que haya una resignificación del estado en que se encuentra la historia y la vida de esos personajes.

La obra mantiene al espectador atento de principio a fin, haciéndose preguntas, generándole dudas, porque todos en esta familia tienen secretos, terribles secretos…los cinco son bestias.

Consejo: no ir solo/a a verla, la obra tiene final abierto; no se termina cuando termina. Da mucha tela para cortar post función. Cada uno va a tener su interpretación, y cada una de ellas será, como la obra, inquietante.

Ficha:

Dramaturgia y dirección de Lautaro Perotti

Actúan: Silvina Sabater (Olinda), Andrés Ciavaglia (Beltrán), Adriana Ferrer (Celia), Julián Krakov (César), Juan Manuel Casavelos (el cura)

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.