El mar de noche

El mar de noche

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: viernes 23 hs.
    Duración: 60 minutos
    APACHETA SALA ESTUDIO
    Pasco 623, Capital Federal

  • Salas:

    Prensa: Caro Alfonso

 

Tres artistas reunidos en “El Mar de noche”

La soledad de un cuarto de hotel en alguna playa, de una ciudad balnearia. Un hombre solo que, aunque sabe que su amante no llegará, espera.

Un solo actor en la inmensidad de un escenario casi vacío. Un autor potente y un texto espeso, denso. Un director de mirada sutil, respetuosa, intuitiva. Una combinación de la que resulta la conmovedora experiencia que se da en El mar de noche.

EL texto de Santiago Loza es un unipersonal, este formato es uno de los que el autor ha utilizado en más de una ocasión, generalmente las protagonistas son mujeres pero en ese caso Loza se mete con el desamor de un hombre cuyo joven amante lo ha dejado. Y en la noche que parece no querer terminar el protagonista narra su agonía, con un texto que se mueve entre la cotidianidad y la poesía reponiendo con sutileza recuerdos que vuelven a herir con el final de la frase; atravesando toda la espesura de sentimientos de quien duele por amor.

Guillermo Cacace, asume la dirección de este proyecto y monta una puesta austera que potencia en grande la propuesta del texto. Enmarcada por el gran ventanal al fondo de la sala, la escena está casi vacía, iluminada por un cálido baño de luz cenital que contiene la figura del protagonista ubicado sobre la vieja poltrona del cuarto de hotel. Lo que hay, es suficiente para crear ese ambiente a veces desolado, otras hipnótico, del trabajo de este actor. Cacace con sutileza y generosidad acompaña el recorrido íntimo de este hombre, apoyando con pequeños gestos donde suma para construir o simplemente dejando que suceda cuando no hay más nada que agregar a lo que acontece en escena con esa presencia y ese texto.

Para ponerle cuerpo a este personaje el elegido es Luis Machín, su trabajo es enorme: intenso, despojado. Desde la casi inmovilidad logra transportar al espectador a ese mundo devastado en el que ahora él habita. Su transformación a lo largo de la pieza es conmovedora. El desafío de un texto como este es grande para cualquier actor y Machín lo asume con absoluta entrega, poniendo su ser íntegro al servicio de la escena. Un trabajo memorable.

Tres talentos que se entrelazan para construir el clima atrapante y misterioso de esta obra, que resulta sumamente cercano a la experiencia de observar el mar de noche.

Ficha:

De Santiago Loza
Dirección: Guillermo Cacace
Con: Luis Machín

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.