Carmen

Carmen

Ficha

  • Datos de funciones:

    En cartelera

  • Prensa:

    Flavia Salvatierra

 

Me quieres santa

Carmen es la historia de una femme fatal sevillana del 1820, que goza como ninguna de su voluptuosidad y libertad, hasta que un hombre que supuestamente la ama y  no acepta que ella no es de su propiedad, la apuñala. Como todo violento, al caer en cuenta de que su acto es irreversible, se arrepiente y entrega al costado de la plaza de toros.

El francés Georges  Bizet compuso esta ópera  con libreto de Herni Meilhac y Ludovic Halévy, basado en la novela de Prosper Mérimée  (inspirada a la vez en un rumor que aún se discute: si Carmen existió o no). En el siglo XIX había una máxima entre los franceses y era que todas las óperas debían pasar en lugares exóticos, Bizet entonces decidió situar su obra en Sevilla, sin haber pisado jamás esa tierra. El compositor tenía treinta y seis años cuando presentó Carmen, y exactamente tres meses después de hacerlo, murió de un ataque al corazón en la angustia del fracaso, porque su obra era demasiado adelantada para su época y la sociedad francesa la rechazó por inmoral.

Carmen (Rocío Arbizu) es una cigarrera que todos desean y que no ama a nadie, trabaja con otras mujeres frente a una plaza  donde conviven civiles y soldados. Uno de los cabos, Don José (Cristian Taleb) recibe la flor roja que la gitana le tira eligiéndolo entre todos los hombres, él se desconcierta y empieza a romper los nudos de su mundo conservador, para enredarse en el oscuro camino de la posesión. Carmen le canta “si me amas no te amo, y si te amo, cuídate” en la habanera que da inicio a su papel, y es ovacionada por el público.

La femme es arrestada por un riña con otra mujer, y es Don José quien debe encerrarla por orden de Zuñiga (Víctor Chávez) pero mediante una Seguidilla (que es un antiguo palo del flamenco) Carmen lo engatuza cantándole, llamándolo, envolviéndolo en una nube de feromonas irresistible, entonces Don José la deja escapar. Por esto lo encierran un mes  y posteriormente es expulsado de la fuerza. En ese tiempo aparece otro galán: Escamillo, el torero del momento (Juan Salvador Trupia)  y hace todo lo que tiene a su alcance para conquistarla. Para sorpresa de todos, Carmen por primera vez confiesa estar enamorada en la taberna de Lillas Pastia, donde soldados y gitanos pasan tiempo bebiendo, bailando y escuchando al torero contar de que se trata su oficio (esto si bien puede sonar extraño porque todos eran españoles, tenía un fin para Bizet cuando lo compuso, y era que los franceses lo comprendan).

Dancairo (Mauricio Merén) un contrabandista que guía a los expulsados de la sociedad española, es el que separa a Don José y a Escamillo de un duelo de cuchillos por el corazón de la mujer. Sus mejores amigas Frasquita  y Mercedes (cantantes sobresalientes en esta obra) tiran las cartas y visualizan amor y un futuro lleno de lujos, pero cuando Carmen tira sus propias cartas, lee  la muerte. Cuenta la leyenda que en la última presentación de Carmen mientras vivía su compositor, la soprano que leía las cartas en la escena vio la muerte de Bizet durante la función y se puso pálida, al finalizar la obra todo el elenco alertado, corrió hasta su casa, pero ya era tarde, Bizet había partido con su barba frondosa a otros mundos.

Micaela (Carolina Gómez) antigua amiga de Don José (enamorada de él) lo va a buscar por segunda vez para avisarle que su madre necesitaba verlo porque estaba muy enferma. Don José, harto de ser ignorado por la tremenda Carmen decide ir a despedir a su madre, pero al tiempo vuelve, y lo hace mientras Escamillo se dirige a la plaza de toros para pasar desapercibido. Él se esconde para hablar con la femme, y la sorprende exigiéndole que lo ame. Como ella no amaba más que al amor, le dice que no una vez más,  y esté, frustrado por no poder controlarla, la apuñala justo después de que ella le diga: prefiero estar muerta que perder mi libertad.

Una producción de película fue la que consiguió Juventus Lyrica bajo la dirección escénica de Ana D’Anna y María Jaunarena Y con la dirección musical de Hernán Sánchez Arteaga, agregando en el cuarto acto, entre el público, lo que sería la inauguración de una corrida de toros con  los banderilleros y el picador en sus trajes y bailes tradicionales.  Toda la producción escenográfica, la iluminación  y el sonido de una orquesta sólida e inolvidable, no se puede poner en palabras, hay que estar ahí para poder apreciar el grado de profesionalismo de todo el equipo.

Esta obra fue estrenada sin mucho éxito en la Opéra Comique de París  el 3 de marzo de 1875, como la última de Georges Bizet y  también de su género; y abrió paso a un nuevo movimiento: el verismo.  Un siglo y medio después, Carmen es una de las óperas más famosas del mundo, aunque lamentablemente y en la actualidad, sea una historia que no deja de repetirse.

Ficha:

Actúan: Rocío Arbizu (Carmen), Marcelo Gómez y Cristian Taleb (Don José), Juan Salvador Trupia (Escamillo), Carolina Gómez y Rocío Giordano (Micaela) y Walter Schwarz (Zúñiga).

Dirección escénica: Ana D’Anna y María Jaunarena

Dirección musical: Hernán Sánchez Arteaga

Categorías: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.