Tebas land

Tebas land

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: Viernes 20:45 h | Domingos 19:15 h
    TIMBRe4 | México 3554

  • Salas:

    Prensa: Marisol Cambre

 

No hay ficción mejor contada que la teñida de verdad.

Cuando voy a ver una obra de teatro hago dos cosas, intento no cargar con demasiada información para no establecer ningún juicio previo, y levanto la oreja para escuchar que opinan los espectadores inmediatamente cuando termina, y puedo coincidir con quienes hayan visto Tebas Land que el trabajo que realizan es movilizante por donde se lo mire.

Dramaturgia, dirección, actuación, escenografía e iluminación se entrelazan, dialogan y cooperan bajo un mismo criterio, el de poner al descubierto los artificios en la construcción de una representación teatral. La obra en sí, se va generando a partir de los encuentros de un dramaturgo con un joven parricida llamado Martín. Lejos de brindarnos un panorama esclarecedor o evidente, cómo se podría pensar al desmantelar todo artilugio, otorgar la verdad al espectador lo pone en jaque.

La realidad se entremezcla con la ficción, Lautaro Perotti entra a escena y se presenta como Lautaro Perotti, nos habla de Timbre 4, nos habla del teatro San Martín, de la burocracia que no le permite llevar adelante este proyecto como quisiera, y es tan verosímil, tan cercano, que podemos creer que la dramaturgia le pertenece y que si ahora mismo googleamos “el parricidio de Martin Santos” nos lloverían las noticias, pero incluso hasta el expediente está creado e imaginado por el autor de la obra, Sergio Blanco.

El dispositivo escénico es extraordinario y muy atractivo: la cancha de básquet de un penal, que propicia de lugar de encuentro entre los protagonistas, pero es también la sala de ensayo. Incluso, podemos ver un tercer espacio que se crea a partir de la filmación, que nos permite ver las espaldas y a la vez los rostros. Nos da una visibilidad aumentada que documenta el proceso, y la cámara legitima. La cancha, en la cual Martín juega todos los días, y donde nunca deja de ser observado: “A todos nos gusta que nos miren” expresa, como si hablara de la actuación. La meta teatralidad está expuesta, en diálogos directos que ponen en duda el hecho teatral, pero también está en las sutilezas. La obra se divide en cuatro cuartos como en un partido de básquet, que bien podrían ser cuatro actos.

Para resaltar el trabajo actoral de Gerardo Otero, que durante la obra interpreta a Martín y también al actor, que lleva su nombre y apellido, que ensaya ese personaje, voy a contarles que están tan bien construidos vocal y corporalmente, que algunos espectadores luego de varias escenas se dieron cuenta que era el mismo Gerardo Otero que hacía ambos. Impecable.

El punto más interesante de este espectáculo es la duda, no solo como germen para la acción dramática, sino también en la misma historia, la del parricidio, ya que a medida que avanza te descoloca la moral y te hace dudar si en verdad ese padre no merecía morir.

Ficha:

Actúan: Gerardo Otero – Lautaro Perotti

Dirección: Corina Fiorillo

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.