Ya nadie nota tu dolor

Ya nadie nota tu dolor

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: Sábados 21:30hs
    Patio de actores
    Lerma 568

  • Salas:

    Prensa: Circe cultural

 

Desacato teatral

¿Conferencia perfomática? Si, eso mismo, Conferencia Performática. Bajo esta denominación, se presenta este inusual hecho teatral. Dicho así, suena muy solemne, pero desde el mismo instante en que comienza la acción, toda solemnidad se diluye como una pompa de jabón. No hay cuarta pared, no hay pruritos con los ruidos molestos, se franquean todas las barreras y cuando ya nada separa a los intérpretes de sus espectadores, comienza la función.

Siete personas, cuatro hombres y tres mujeres, enfrentaran al público, despojados de todo artificio y les contarán su loco sueño, su más loca fantasía, algo que desde hace tiempo han ido gestando en su interior y que no ven la hora de darlo a luz o no, o tal vez sólo necesiten ponerlo en palabras, expresarlo, sacarlo afuera, verle la forma, el tamaño, casi palparlo.

Una a una iremos conociendo las historias. Algunas etéreas y multicolores, otras densas y oscuras, otras con luces de neón, otras pochocleras, alguna con ritmo de cumbia pero todas increíbles y no porque no puedan llegar a concretarse sino por lo sublime de cada interpretación.

Cuerpos en movimiento, miradas que se funden con el espectador, textos claramente proclamados, estados alterados, cuerpos en movimiento, miradas que se funden con el espectador, textos claramente proclamados, estados alterados y asi siguiendo a lo largo de una hora. ¿Un espectáculo monótono? No, absolutamente todo lo contrario. El espectador tiene su atención fija, no se permite ni parpadear por miedo a perderse de algo. La comunión que se logra dentro de esa sala teatral, dificilmente se pueda llegar a dar en otro sitio. Actor y espectador intiman sin invadirse, se logra una conexión plena, pura pero sin agobio. Por momentos se desdibuja tanto el límite del escenario y la platea que no se sabe si ellos actúan para el espectador o al revés.

Siete sillas, siete personas, siete actores, siete historias, siete interpretaciones ,,, todas absolutamente diferentes, unidas por un fin común, conmover, sacudir, empatizar, diferenciarse del resto. Meta rotundamente alcanzada.

Desde el primer instante hasta el último minuto este grupo de jóvenes y talentosos actores harán todo lo que nunca se hace en una función de teatro, excepto dar lo mejor de si para brindar una excelente función.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.