Willy Crook

Willy Crook

Ficha

  • Salas:

    Prensa: Mediosdhabiles

 

Willy Crook

No basta con hacer un revisionismo sobre la carrera del gran músico que se ha dado cita en Bebop, con una doble función que ha dejado mucho Bronx en San Telmo. Para qué insistir en que ha tocado al lado del gran David Bowie y que fue partícipe de bandas míticas, como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota?
Hay que sentirlo en vivo y ver como cualquier instrumento, que agiten sobre sus manos, deja de ser un objeto, WIlly Crook & Funky Torinos desenfunda magia cuando empuña su guitarra, sopla sus vientos o martillea la batería. Crea, y transforma, cualquier noche porteña en una noche en cualquier club nocturno de cualquier ciudad del mundo. Poco importa, cuando comienza a cantar, donde estamos y, a decir verdad, nadie quiere saber  nada más cuando se suceden las melodías.
La banda sale en escena y el soul comienza a correr por las venas, el ambiente es un pequeño bambolear de cabezas sobre las tenues luces del salón. La fiesta está en el aire, y se sabe que se avecina cuando los coros salen a relucir sus alientos frescos femeninos. Está todo listo para que llegue el primo divertido del soul, el funk, para encender al público con sus primeros rasguidos. Willy Crook demora el placer con más placer, y deja de jugar con su guitarra solo para desenvainar su saxo, que exhala las mismas sonrisas que quien lo ejecuta.

Casi sobre el final, la banda, ofrece otra ilusión y entrega una amalgama de melodías que lleva al espectador al sofá del living de su casa, lo recuesta y le sirve un trago mientras coloca la púa del toca discos en esa canción que le dará sabor a la copa que juega entre sus dedos, y allí, recostados, oyendo, Willy Crook & Funky Torinos los arropa para que se olviden de todo lo demás.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.