Todas las canciones de amor

Todas las canciones de amor

Ficha

  • Reparto:

    Bajo

  • Salas:

    Prensa: SMW

 

Solo se trata de vivir

Una mujer (Marilú Marini), está sola en su casa, la prepara… se prepara, en breve va a recibir una visita que ansía hace mucho tiempo y todo gira en torno a esta, no solo lo que se ve, sino su interior cambia, se atavía, se prepara y es imposible que los recuerdos no afloren.

Quien está por llegar es su hijo (Ignacio Monna), luego de muchos años viviendo en el exterior, viene de visita con algunas sorpresas… o quizá no tanto, ella sabe, siempre lo supo y ahora la realidad se encuentra ante sus ojos, se volvió tangible y esta mujer, lo maneja como puede, con su mejor predisposición, le sonríe a una  nueva realidad.

Una historia mínima, la vida de esta familia, las relaciones internas, el paso del tiempo, como fue mutando la pareja, como la presencia o no del hijo, modifica todo, algo tan íntimo y a su vez tan extrapolable a tantas otras familias, mundos que se tocan y provocan identificación.

Marilú lleva la obra con total naturalidad, realmente se pone en la piel de su personaje, realiza un trabajo conmovedor, verla es realmente estar frente a una mujer que se enfrenta a su propia vida, a su realidad y la comparte con quien quiera escucharla, necesita contar lo que está viviendo y encuentra en el público al cómplice necesario.

Ignacio aparece en algunos momentos muy específicos, el aporta la canción y con ella los recuerdos, los anhelos, el significado de esta relación tan particular.

En escena los acompaña Diego Panelas al piano, quien genera climas y se vuelve un espectador privilegiado, testigo de un momento muy particular, está dentro y fuera a la vez, ejecutando deliciosamente las teclas blancas y negras.

La dirección a cargo de Alejandro Tantanian, genera un aura de calidez, esa que dan lo cotidiano, la familia, los amigos, lo conocido… ver este espectáculo, es como sentarse frente a un hogar a leña en pleno invierno.

La escenografía y el vestuario tienen la particularidad de ser iguales, cuentan con un mismo diseño, son uno así como ella es una con su casa, inmueble y habitante se vuelven metonimia una de la otra, son una, cada una es reflejo fiel de la otra y visualmente, así se refleja.

Un hermoso espectáculo, sustentado con la impecable actuación de Marilú, quien llena la historia de matices, de colores, imágenes y sensaciones. Definitivamente vale verla cada vez que vuelva a la cartelera.

 

Ficha:

Actores: Ignacio Monna y Marilú Marini

Dirección: Alejandro Tantanian

Autor:  Santiago Loza

Dirección Musical y piano: Diego Penelas

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.