Tango villero

Tango villero

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: jueves a las 21:00
    El Método Kairós Teatro - El Salvador 4530

  • Salas:

    Prensa: BMZ

 

Dos por cuatro contemporáneo

Allá en los albores del siglo XX se oía en los conventillos una música un tanto peculiar: fusión de instrumentos varios y bailada entre varones, el tango era mirado con recelo. Muchos años pasaron hasta ser lo que hoy es: símbolo y emblema de nuestra cultura. Con la cumbia villera ha pasado lo mismo. Nacida a finales del siglo XX de la mano de la flexibilización laboral, el corralito y los piqueteros, es un movimiento que surgió como respuesta artística a lo que ocurría en nuestro país por aquellos días.

Llegado este punto uno puede preguntarse, ¿por qué fusionar dos estilos tan diferentes entre sí? Pero la respuesta es muy simple: no son para nada diferentes. Ambos pregonan los valores de la amistad, el honor, los amores no correspondidos, la familia y el barrio.

En este sentido, Tango Villero intenta darle legitimidad a un estilo que, a los oídos de algunos, aún suena incómodo. Y el resultado es maravilloso. Si no conociéramos las cumbias como realmente suenan, al oír la interpretación de Sebastián Ziliotto, no dudaríamos en pensar que es un tango. Acompañado por un bandoneón, contrabajo y teclado, la fusión del dos por cuatro con la literatura de las cumbias se da armoniosamente.

El espectáculo no es sólo música. La propuesta teatral incluye la participación de algunos personajes bien estereotipados del ámbito cumbiero, tales como ‘‘el pibe chorro’’ que disputa el amor de su ‘‘guachiturra’’ y en la pelea con ésta bailan una milonga con firuletes y muchos saltos. Los intervalos se dan con alusiones al universo cumbiero y tanguero en códigos, lenguajes y contextos muy similares.

En gran trabajo musical, Tango Villero ha logrado adaptar éxitos de la cumbia al estilo de arrabal, entre ellos, canciones de Damas Gratis, Pibes Chorros, Amar Azul, Ráfaga, Gilda y Karina. Entre el público, grandes y jóvenes disfrutan la milonga.

Si tuviésemos que analizar históricamente cada movimiento artístico, la primera impresión siempre ha sido de rechazo. Y es que las vanguardias cuando nacen cuestionan todo aquello existente, porque vienen a romper los moldes. Tango Villero intenta convertir en patrimonio nacional a un estilo que aún lucha por hacerse lugar en las altas esferas del mundo artístico musical.

Ficha:

Intérprete: Sebastián Ziliotto
Dirección y puesta en escena: Gabriel Villalba

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.