Sobre Lorca, la inmortalidad de los poetas y otras cuestiones

Sobre Lorca, la inmortalidad de los poetas y otras cuestiones

Ficha

  • Datos de funciones:

    Información sobre las funciones, en la cartelera

  • Prensa:

    Alfredo Monserrat

 

De José León Suárez a la luna

Con una espléndida amalgama  de los  versos de Federico García Lorca, esta obra se organiza cuidadosamente bajo la maestría de la pluma de Roberto Ibáñez. Rubén Hernández Miranda (en el papel de Lorca) y Valentín Mederos (Romero, cazador de poetas y verdugo) se lucen elocuentemente en la interpretación y en el manejo de esa particular fuerza rítmica que nos dejó el gran poeta.  El cúmulo de hechos, las ideas, significativas siempre, y el rigor, cuidadosamente pensado, de la estructura es el punto de enlace entre poemas sinfónicos trascendentes y la mágica  ficción teatral.

Sobre Lorca y otras cuestiones, traza una línea paralela entre Argentina y España para así poder hablar y situar la persecución, las prohibiciones, la tortura y el dolor en la zona de José León Suárez. Fue, específicamente, en un basural de esa localidad donde se llevaron a cabo los salvajes fusilamientos de doce civiles bajo el mando de la dictadura militar que había derrocado al presidente constitucional Juan Domingo Perón en 1956.

Refugiado en las inmediaciones de aquel paraje de huesos , en una humilde tienda de bicicletas, exiliado en los suburbios de este gran Buenos Aires, se encuentra un hombre, un poeta que, a pesar de la censura, los egos del poder y la vergüenza, ni hasta el más cruel de los castigos y ni hasta el más fatídico final, lograron acallar. ¿Será el verdadero Lorca? Aquel que, bajo otro orden dictatorial, sufrió y convivió entre las necias balas franquistas.

El conflicto se plantea cuando, un joven sediento de venganza, merodea la zona y encuentra al poeta. Luego de coquetear y enredarse en los goces del amorío, provoca y  hostiga a su amante a la confesión. El amor, el odio y la violencia plasmados y en fuerte contraposición con los elementos que circundan la escena. Elementos blandos como el agua, las hojas y los poemas enfrentados al  silencio y la explosión de la muerte.

La jornada trágica llega a su apoteosis cuando suenan los disparos y el fusilamiento en el basural de José León Suárez se resignifica de este lado para recordar una y mil veces la apuesta por la vida plena, por la poesía, por el poeta. Gracias al autor y director, Roberto Ibáñez, por combatir con la desmemoria y mostrar todo el color del tormento. La puesta de luces y un decorado despojado completan esta íntima pieza que sin duda deja huellas.

Ficha:

Con: Rubén Hernandez Miranda y Valentín Mederos

Dirección: Roberto Ibáñez

Categorías: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.