Papaíto piernas largas

Papaíto piernas largas

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: sábados > 21h y domingos > 20h / Duración: 120 minutos / Entrada general: $200 / jubilados y estudiantes con acreditación: $160 / Sala Muiño

  • Salas:

    Prensa: We

 

El hombre araña

Cuando el siglo XX recién comenzaba, Jerusha Abbott (Ángeles Díaz Colodredo) transitaba su viaje iniciático, uno que no esperaba, que la tomó por sorpresa y gracias a que supo aprovecharlo, le cambio la vida.

Ella con sus 17 años, trabaja en el Hogar de John Grier, donde hasta un año atrás fue interna.  El primer miércoles de cada mes era un día especial en el lugar ya que recibían la visita de los benefactores que mantenían el orfanato. Uno de esos “miércoles negros” (como la joven los llamaba), mientras limpiaba, alcanzo a vislumbrar a un hombre muy alto y delgado y si bien nunca pudo ver su cara, la sombra en la pared le recordó a unas muy particulares arañas de piernas largas, lo que ella no sabía, era que ese hombre sería tan especial de ahí en más.

Muy poco tiempo después se enteró que ese misterioso hombre (Juan Rodo), al conocer su desempeño y sus inquietudes decidió apadrinarla en sus estudios universitarios, a cambio de esto, le pedía una carta mensual contándole sus avances y a pesar de esta particular cercanía, ella nunca conocería su verdadero nombre ni recibiría respuesta a sus palabras; ante esta situación, Jerusha necesitaba llamarlo de alguna manera cercana e imaginaba permanentemente como sería y que pensaría de sus cartas, por eso decidió (en base a lo único real que conocía de el… su sombra) llamarlo Papaíto piernas largas.

Con el tiempo ella creció, conoció a muchas personas, algunas de ellas muy significativas en su vida, mientras aquello que la unía a su Papaíto, la modificaba constantemente.

Cada carta es una historia, cada historia una canción, cada canción una bella interpretación de Ángeles, quien sorprende en este musical tan especial, sostenido solo por dos actores, cuya interacción ocupa la menor porción de la puesta, en general se desempeñan individualmente. Ella tiene la mayor parte del espectáculo en sus manos y su trabajo es realmente muy cálido y cándido, no solo actoralmente, sino que vocalmente no tiene desperdicio.

Por su parte Juan, acompaña con una composición fresca y tierna, logrando distanciarse de los roles grandilocuentes a los que nos tiene habituados, se pone en la piel de un hombre común, al que la vida lo sorprende y debe enfrentarse a sí mismo, cuando llega la hora de mostrar quien realmente es o cumplir puntillosamente con lo pautado por el mismo cuando todo se inició; logra darle varios matices y giros muy interesantes a su Papaíto.

Lo que respecta a la amalgama entre la puesta escenográfica y el diseño de luces, resuelven de una manera muy positiva la necesidad de mostrar diferentes lugares en un mismo espacio y lo logran partiendo el escenario en dos, utilizando el proscenio para el instituto y la parte posterior para el estudio de Papaíto; también así, el espacio muta en varias oportunidades para crear otros ámbitos.

El vestuario acompaña el paso del tiempo, como así también los diferentes lugares en los que se desarrollan los hechos y por supuesto el contexto socio cultural de cada uno, va de la mano con la historia.

En un entrepiso que se encuentra en diagonal al escenario, se encuentran los músicos, que acompañan en vivo, generando un clima más intenso y cálido a la vez, sin dudas la presencia de la banda en el lugar, aporta un toque especial a lo que se genera en la sala.

La dirección de Lía Jielín, aporta realismo y emotividad, logra que esos personajes tan ajenos y tan unidos a la vez se relacionen, exploren y exploten todas las aristas posibles, permitiendo que sus intérpretes buceen en diferentes aguas y puedan darle diferentes matices a Jerusha y Papaíto.

Una linda historia, muy bien llevada, donde sus protagonistas se destacan y logran emocionar al público, un musical diferente que vale la pena ver.

Ficha:

Dirección: Lía Jelín

Codirector: Matías Strafe

Elenco: Juan Rodó y Ángeles Díaz Colodrero 

Músicos:  Santiago Rosso (director musical), Benjamín Baez y Christian Fresno

Categories: Musicales, Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.