Mr Xpender

Mr Xpender

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: Viernes a las 22hs Centro Cultural de la Cooperación (Av. Corrientes 1543)

  • Salas:

    Christian Forteza

 

Un circo entero en una sola persona

La cabeza de Sergio Lumbardini ha de ser excepcional. En ella caben, no solo la autoría de una suite circense, también pululan en ella excéntricos personajes, cuyas voces retumban por esa mente tan amplia. Su rol, entre lo sacerdotal y de médium, según anuncia el propio actor, vestido de feriante, es el de intermediario entre el público y ese compendió de deliciosos excéntricos. Ellos, a través de nuestro maestro de ceremonias, nos entretienen el asombroso circo de Mr. Xpender, brillante unipersonal al son de las trompetas de las ferias ambulantes.

No es de ignorar cómo el circo se ha valido, desde sus inicios, de la teatralidad como forma de interactuar con su público, en el sentido más estricto del unipersonal. Esta brillante pieza juega con lo opuesto: convierte las tablas en el espacio de payasos y animales, todos interpretados por Sergio Lumbardini. En forma camaleónica y con apenas unos cambios de vestuario y dos cajones tapados en el escenario, el protagonista oscila entre adivinos del medio oriente que alumbran a la platea en diálogo directo con ella, hasta payasos de brotes psicóticos que no se toleran a ellos mismos. Inscribe, además, una continuidad entre ellos con diálogos, gestos, guiños, e incluso interacciones que hacen dudar al espectador de cuanta gente hay realmente detrás de los telones.

Decía, sobre el cruce entre lo teatral y lo circense, resulta admirable la concreción que Lumbardini realiza de lo segundo como un género del primero. Luz y oscuridad, dentro y fuera de escena, música festiva y silencio, oposiciones sencillas a la vez que potentes son una herramienta fundamental para convertir un humilde escenario en aquella carpa multitudinaria. De eso se trata, básicamente, de la economía del recurso, la puesta sencilla que transporta a las gradas a escenarios completamente diferentes, el desafío sensorial que se plantea desde el código propuesto por la obra. Sutilmente, con risas in crescendo, resulta imposible no sumergirse de lleno en la feria de Mr Xpender, un viaje de ida que se produce cuando el actor nos arranca la primera carcajada.

El circo tiene, hoy día, una connotación trágica por el paso del tiempo, de un espectáculo otrora asombroso pero desteñido. Mr Xpender recupera con sencillez e ingenio el factor espectacular y reúne entre los asistentes a niños y adultos que no harán más que festejar el show y perderse a sabiendas entre pasillos y personajes de la feria.

Ficha:

De, con y por: Sergio Lumbardini

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.