Miedo

Miedo

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: sábados, 22:30 h.
    Entradas: $200-.
    Lugar: Centro Cultural 25 de Mayo (Av. Triunvirato 4444). Sala Redonda.

  • Salas:

    Prensa: Octavia

 

El mundo estaba en llamas y no morí

 

En Miedo compartimos un mundo de posibilidades sensoriales y emotivas que se revelan a través de dos cuerpos y sus distintas formas de vincularse. Dos cuerpos que por momentos parecieran fundirse, confundirse, y, luego, volver a separarse. Habitan un espacio, particular por su circularidad, al que atraviesan y modifican de múltiples maneras disponiendo de unos listones de madera que se encuentran en él.

 

En la obra se manifiestan constantemente la alternancia y la combinación de dualidades, y la sorpresiva transformación consecuente. Miedo funciona como un engranaje que nunca se detiene, es la vida anteponiéndose a la muerte, la aparente ausencia de deseo y detrás el enceguecedor y voraz enamoramiento. Es el encierro y la liberación. Es la incertidumbre y la decisión de correr riesgos. La simbiosis y la división. La dificultad de ser uno cuando se convive con otro o, por el contrario, ser más pleno en el dos. Es la competencia y la solidaridad. El golpe y la caricia con el cuerpo y la voz, con los sonidos, con la luz, con el ritmo acelerado de los latidos y cada nueva respiración. Es un fuego que se expande por todo el ser para verlo luego resurgir, volviendo a descubrir e intentar lo que desea, hasta arder nuevamente.

 

Miedo es una poesía corpórea llena de imágenes, lejos de enunciarse a sí misma y lo que sucede, se desarrolla con y en el cuerpo, es un hecho puramente vivo. Nos propone, ante todo, compartir una experiencia sensible. Las notables dimensiones que cobran las expresiones corporales de los actores (Diego Velazquez y Esteban Meloni) nos modifican, es una obra para sentir en intensidad el presente que nos propone. El miedo y otros sentimientos impregnados en esos cuerpos e irradiados hacia todo el espacio, el devenir de movimientos y acciones, las sonoridades y variaciones de luz, todo es una invitación constante para que el público comparta y transite diversos estados anímicos hasta llegar, por momentos, a la conmoción.

 

Ficha:

Dirección de Ana Frenkel y Co-dirección de Daniela Bragone.

Con Esteban Meloni y Diego Velázquez.

Música de Diego Vainer.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.