Mi madre, mi novia y yo

Mi madre, mi novia y yo

Ficha

  • Datos de funciones:

    Información sobre las funciones, en la cartelera

  • Prensa:

    Soy prensa

 

Relaciones en conflicto

Conurbano bonaerense, precisamente la zona sur, en la localidad de Lomas de Zamora. Una vivienda venida a menos, desgastada y derruida. La ambientación y la decoración de ese hogar, hablan mucho del irremediable paso del tiempo, las heridas que han quedado sin cerrar y los pesares de la herencia familiar.

Es nochebuena. Madre e hijo se preparan para recibir a la novia del cuarentón. Es la primera mujer que, el único y amado bebé de mamá, hará ingresar a la casa familiar, por supuesto, con todo lo que eso implica para una madre posesiva, intensa y sin filtros.

Un sinfín de secretos bien guardados, de historias no reveladas y múltiples sorpresas se irán entrelazando para hacer estallar de risa al público presente.

El trabajo escénico de los tres artistas es magnético, desopilante e hilarante. Han logrado construir un vínculo muy potente y maravilloso para llevar adelante esta comedia de enredos familiares.

La madre interpretada por Graciela Tenenbaum es brillante. Su postura corporal, su vestuario, sus dichos, su impronta, el manejo de los tonos de voz y la composición de Victoria, son maravillosos.

Sebastián Presta (el hijo) pone sobre el tapete su acidez y su ductilidad actoral. El vínculo tan poderoso y casi enfermizo con su madre es sumamente peculiar. Una relación cuasi edípica que exaspera. Sebastián logra con muchísima soltura y desparpajo construir este personaje tan particular.

Por último, pero no menos importante, el trabajo escénico de Victoria Almeida que interpreta a la novia. Abogada, feminista, mujer potente… Vicky sabe de teatro, conoce de memoria el escenario y compone natural y exquisitamente a Leticia. Una vez más demuestra que es una gran actriz argentina con un talento inusitado. Aplausos para este ensamble actoral de primera.

Sin lugar a dudas, se evidencia la cálida, experimentada y excéntrica mano del sublime Diego Reinhold. En cada escena, cada fragmento y cada cuadro se puede notar la guía y la conducción del director de actores, logrando un producto acabado y detallado, a partir de la desopilante dramaturgia de Mechi Bove.

“Mi madre, mi novia y yo” es definitivamente una obra de teatro para descostillarse de la risa, emitir carcajadas hasta que duela el estómago y permite a la platea sentirse identificada con muchas situaciones bizarras que son comunes en varias familias. Diversión asegurada, aplausos por doquier y un público plenamente agradecido por esta bella pieza teatral sumamente cotidiana y costumbrista que alegra en cada presentación.

 

Ficha:

Elenco: Sebastián Presta, Graciela Tenenbaum y Victoria Almeida

Director: Diego Reinhold

Categorías: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.