Mi hijo solo camina un poco más lento

Mi hijo solo camina un poco más lento

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: lunes 20:30hs
    Teatro: El Picadero -Pje. Enrique S. Discépolo 1857

  • Salas:

    Prensa: SMW

 

Alguien especial

La obra da inicio con los preparativos del cumpleaños de Branco, un chico que, a causa de una enfermedad, está en silla de ruedas. Toda su familia se moviliza por dicho acontecimiento, lo que genera que los diferentes hilos de la obra se muevan acorde al festejo y a qué les pasa con respecto a la situación de Branco.

Todos los personajes, aislados al principio, van uniéndose, develando los lazos de familia o amistad que hay entre ellos. Cada uno atravesado por la situación de Branco. De una forma u otra padecen “su” realidad, excepto el propio Branco, pues es quién se propone vivir.

Con diálogos que van de simples a complejos, los personajes van abriéndose a medida que transcurre la obra. Pasando de tener actitudes compasivas a mostrar las debilidades de cada uno.

La historia se narra en un escenario prácticamente “desnudo”, usando unas cuantas sillas. El límite es el borde, pero a veces rompen con esto, “mezclándose” entre el público. Usando todo para interactuar entre ellos.

La obra bien podría ser considerada como una versión moderna de la tragedia griega, pues retoma muchas de sus características. Por ejemplo, las didascalias (acotaciones del texto), enunciadas por uno de los actores.

Está tragicomedia, como la tragedia griega también, combina la vida y la muerte. La vida representada de diferentes formas: Branco que quiere vivirla; su madre, padre y hermana, estancados en un presente que los llena de dudas, temores y dolor, pues no saben cómo atravesar lo que le ocurre a Branco y cómo esto los afecta al relacionarse. La muerte, en sus abuelos, él que vive por su esposa,  ella que vive en otro mundo por su enfermedad (da a entender que tiene demencia senil). Pero también la muerte está representada en la angustia de todos los personajes, que no saben cómo afrontar el dolor, estancándose en el mismo.

Cabe destacar a dos personajes, por sobre el resto. Paula Fernandez Mbarak, quien encarga a Mía, la madre de Branco. Llega a conmover sobre el escenario por la desolación que siente frente a la realidad de su hijo, quien “camina un poco más lento” que el resto, según sus palabras. Palabras que usa para no decir que no puede caminar. Por otro lado, Pochi Durase, quien interpreta a Ana, la abuela; llevada a cabo de manera magistral, pasando de lo cómico, con respuestas que quiebran momentos tensos, repitiendo una y otra vez viejos recuerdos, creyendo contarlos por primera vez, pero también un personaje que emociona al momento de “descubrirse” frente a Franco, llegando a conmoverlo y entender por qué su abuela se comporta como se comporta.

Ficha:

Con  Paula Fernández Mbarak; Antonio Bax; Clarisa Korovsky; Aldo Alessandrini, Romina Padoan; Gonzalo San Millán; Juan Tupac Soler; Pilar Boyle; Luis Blanco; Pochi Ducasse; Juan Andres Romanazzi.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.