Los Brujos

Los Brujos

Ficha

  • Salas:

    Prensa: Antonella Minutola

 

Noche de hipnosis

La grabación de una guía para meditar se repetía en loop en el teatro. La voz de un hombre, que indicaba que debías sentir sueño y pesadez y que podrías identificar de a poco “una sensación cálida y confortable” recorriendo tu cuerpo, determinó el inesperado inicio del concierto de la banda de rock argentino Los Brujos. Justo cuando la transmisión empezaba a sugerir algún tipo de hipnosis (y cuando los asistentes comenzaban a preguntarse sobre la finalidad de este método en un recital) estalló de repente el sonido del teclado, al que le siguieron, en orden, la batería, la guitarra, el sintetizador y el canto.

El viaje de Gagarin fue la canción elegida dar inicio a este concierto, que fue celebrado a las 21 horas del viernes 1 de diciembre, en el teatro Gran Rivadavia. La banda formada en 1988 quiso impresionar en su último show del año con una estética espacial, con motivo de la promoción de su más reciente álbum Brujotecnia, que fue grabado en vivo en la Usina del Arte en 2017. El disco compila una revisión de sus temas más importantes, como La bomba musical, Canción del cronopio, Tu papi no me quiere, Psicosis total, Pong, No soy Jhon, Nacido en Xixax o Buen humor, y todas estas canciones fueron presentadas sobre el escenario, para el delirio de los más fieles de sus fanáticos.

Reconocidos por el energético performance que suelen realizar durante sus shows, los integrantes de Los Brujos se presentaron en esta ocasión con trajes de cuero ajustados al cuerpo, máscaras y gorros alargados, que alternaban para dar forma a su propuesta visual no convencional. Además, portaban rodilleras que les permitían lanzarse al suelo y deslizarse sin más, en los momentos altos de sus temas.

El recital fue un ir y venir de recuerdos para los asistentes que, si bien no colmaron el Rivadavia, no dejaron de corear cada una de las canciones. Algunos, incluso, acudieron en compañía de sus hijos, quienes también vestían pequeñas franelas con imágenes de la banda.

Los juegos de luces e imágenes de apoyo y el movimiento de los cuerpos de los músicos sobre el escenario parecían dirigidos a hipnotizar al público presente. No en vano, justo en medio del concierto, Alejandro Alaci, vocalista, conjuró: “ya están en nuestro poder”. La grabación hipnótica del inicio se mantuvo, también, de fondo durante cada momento en que la agrupación dirigía algunas palabras al público.

Este recital de Los Brujos, fue un espectáculo enérgico y lleno de rock and roll. Para el cierre, reservaron su reconocido tema Kanishka, con el que lograron que el público se levantara de su asiento y coreara la canción entre saltos y gritos.

Con cinco disco editados, Fin de semana salvaje (1991), San Cipriano (1993), Guerra de nervios (1995), Pong! (2015) y Brujotecnia (2017) la banda tiene la particularidad de que sus integrantes han mutado de personalidad junto al lanzamiento de cada álbum. Esta vez, el concepto resulta electrónico y futurista, sin perder la intención de hechizar a la audiencia con lo que ellos mismos han descrito como “una propuesta de música beat psicodélica con mezcla de frenético hardcore y beat (Beatcore)”.

Categories: Musicales, Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.