La visita de los cuerpos

La visita de los cuerpos

Ficha

  • Reparto:

    Funciones. Domingos 20.30hs.
    Centro Cultural de la Cooperación
    Sala Osvaldo Pugliese
    Av. Corrientes 1543

  • Salas:

    Prensa: Más Prensa

 

Teatro y espectacularidad

Provocación. Cada línea, cada movimiento, cada detalle es una provocación en La visita de los cuerpos. Existe una trama, el cuento de Rita y su padre,  otrora familia hacendosa venida a menos, que reciben a Jorge, primo lejano de buen pasar que viene a estudiar letras a la gran ciudad. Pero poco importa; Santiago Alonso, dramaturgo, cumple con las convenciones que el guion le exige para poder depositar un texto mucho más ambicioso que un mero relato lineal.

Otro requisito inexcusable en el teatro son los personajes. Como tal, son cuatro en escena, interpretados por Mariano Bassi, Ricardo Carranza, Yasmina Cura y Eva Panaro. Tres de ellos, Jorge, Rita y su padre, poseen un contexto familiar, meramente como excusa para darle una comodidad inicial al espectador, pero no es ello lo que motoriza a los personajes. Entre relaciones que van de lo frío a incestuoso en cuestión de segundos, la tríada ejecuta el guion con todo su cuerpo. Combates, danza e incluso escenas de cine mudo a lo Chaplin son llevadas a cabo en forma impactante, un verdadero desborde actoral de un elenco que exhibe en su hacer profundo entrenamiento teatral. Les bastan matices de luz, cambios de música o sonidos en off para invertir sus roles, redireccionar sus afectos y motivaciones.

Por esto,  no es casual que sobre Claudio Gatell recaigan la dirección, la puesta en escena y el diseño de la iluminación. La maestría del realizador otorga a un texto provocador, una capa perfecta para presentarlo sobre las tablas. En ella vemos un mueble para maquillaje (sin espejo), un perchero con diversos ropajes (crédito a Paula Alejandra González, quien también asiste la dirección), y una suerte de salón que exhibe copas bancos. Los cuatro personajes flotan por este espacio, sugestivo de lo teatral, y lo combinan de diferentes formas para emular desde un ring hasta un cine.

Sugestión, un término muy apropiado para la pieza, y excusa para introducir al cuarto personaje. Ella, blanca vestimenta, es de alerta variable para sus tres compañeros. Vida, muerte, certeza, musas, norna…un significante vacío que pulula por la escena con versatilidad de representar múltiples símbolos para cada uno de los personajes.

En la línea de lo sugerido, resuenan una gran cantidad de temáticas en la obra. Representación, identidad, límites entre realidad y ficción son apenas algunos de los puntos que se llegan a detectar. En una combinación de lenguajes entre lo elevado y lo vulgar, alternándose entre sí con la eficacia del impacto, la invitación a la reflexión posee la flexibilidad de no ser tajante para la platea, de motivar el propio pensamiento sin tomar cada línea como sentencia con la cual acordar, o incluso, como señuelo para medir la atención de los concurrentes.

Obra compleja, La visita de los cuerpos presenta todo un desafío de interpretación. Amén de todo lo que puede pasar por alto éste inexperto observador, tanto desde el texto como la dirección, hay un constante juego y desafío al espectador, por momentos de interpelación directa a la platea, rupturas de la cuarta pared y tomas de conciencia de la teatralidad por parte de los protagonistas. Aquí todo resulta una excusa para provocar al público, de generar matices e impacto de impecable tinte grotesco. Teatro con todas las letras, no debe escapársele a quienes buscan en el teatro más que mero relato y gustan de un espectáculo, en el sentido más visual y sensorial del término, con todas las letras.

Ficha:

Actores: Mariano Bassi, Ricardo Carranza, Yasmina Cura, Eva Panaro.

de Santiago Alonso
Dir. Claudio Gatell

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.