La música

La música

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: Viernes 21:15 hs
    Teatro LA COMEDIA / Rodríguez Peña 1062

 

El amor después del amor

Dos personas miran al abismo. Ana Marie (Débora Longobardi) y Michael (Ulises Puiggrós) son una pareja recientemente divorciada de la Francia pujante de 1920. Lo obligación legal los une en un hotel elegante en a horas de París, otrora hogar para la pareja en épocas de no poder habitar en su casa por el trabajo de arquitecto de él. Un elegante cuarto francés de madera, con una araña desvencijada, un piano y dos sillas distanciadas dan contexto a este recuerdo cargado de sentido cobran vida en esta obra originaria de la ciudad luz, de Marguerite Duras.
Traducida por Jaime Arrambide y Mirta Rosemberg, dirección de Graciela Pereya mediante, asistimos a un espectáculo de la sutileza del texto. El divorcio, novedoso y burocrático en aquel entonces, fue la institucionalización del error, la entidad del “puede fallar”, y la oportunidad de rehacer la vida afectiva. Michael y Ana Marie lo sabían, y la promesa de una segunda oportunidad los abalanza al abismo. ¿Qué ocurre entonces cuando todo tiene sentido, pero la sensación nos juega una mala pasada? La expareja se ve reunida en éste espacio de juventud, escena de momentos tristes y felices e la pareja y, al verse, saben que el intercambio de cortesías no será lo que signe el rencuentro.
El diálogo es artesanía en estado puro. Oscila, por un lado, la necesidad de certeza, encarnada por Michael, y por otro el deseo y comodidad de la incertidumbre, de la mano de Ana Marie. En gestos ínfimos y significantes, preguntas persistentes y respuestas desgarrados, los antiguos amantes se dicen todo lo que se pueden decir, proyectan nuevas luces sobre las heridas que se produjeron en el pasado a la vez que generan nuevas sombras sobre las mismas. En pocas palabras, se miran al alma para hallar que allí no siempre hay respuestas. ¿Por qué murió el amor? ¿Dónde está la culpa? ¿Fue un error todo lo sucedido? La angustia psicológica se cuela con decoro entre textos alucinantes.
¿Por qué La Música? Cabe la pregunta. Resta a un espectador ávido de un drama profundo y romántico (en un sentido mucho más amplio que lo clcihé a lo que estamos acostumbrados) aventurar sus conjeturas sobre la metáfora elegante que pone exhibe las miserias y la búsqueda de sentido en el amor que ya fue y la alusión al arte noble. Sin duda, un diamante cortado al lujo de detalle en la escena del off porteño.

Ficha:

Dirección: Graciela Pereyra
Coach actoral: Lili Popovich
Actores: Débora Longobardi y Ulises Puiggrós

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.