La bicicleta acuática

La bicicleta acuática

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: sábados 19hs
    Teatro La Sede: Sarmiento 1495 – CABA

 

La ternura de una bicicleta… acuática

Termina la obra y el espectador se queda con ganas de ver más. Es así, o al menos esa fue la sensación que dejó en el público la obra de Norma Aleandro, La Bicicleta Acuática, que está presentándose en el Teatro La Sede.
En un taller de sastre que al mismo tiempo es un casa de vestidos de gala, lleno de fotos, su respectivo vestidor y otros detalles, se encuentra un hombre muy elegante, muy perfumado, pero sobre todo, muy romántico.
Rigoberto y Brujilda. Dos nombres que por estos días no se escuchan por ninguna parte, pero que fueron un punto importante para llevar a cabo esta linda historia de dos personas que entablan una conversación y que, con el correr de los minutos se van revelando cuestiones de su vida.
La bicicleta acuática es una hermosa pieza de Aleandro, protagonizada por Nahuel Saa y Lucía Szlak. Sus actuaciones fueron pausadas, inocentes, tiernas, pero al mismo tiempo tuvieron unos cambios de ritmo que mantuvieron al espectador atento a lo que estaba sucediendo.
Tuvo también sus momentos cómicos gracias a las peculiaridades de los dos personajes, y tanto Saa como Szlak supieron tomar esas pequeñas perlas para hacer reír a los que observaban la historia.
Gabriela Paz López Leal es una persona vital para esta obra. Es la directora y creo que atinó muy bien a conjugar los distintos elementos escénicos, dramáticos y artísticos para que La bicicleta acuática tuviera un efecto de ternura y a la vez de sorpresa.
En términos técnicos, la obra también tuvo sus aciertos. El vestuario fue impecable, al igual que la música que tuvo el poder de transportar a los espectadores a una época temprana del siglo XX que se caracterizaba por la caballerosidad, el aplomo y la galantería.
La utilización de las luces para recrear diferentes momentos durante la pieza también estuvo bien manejado. En conclusión, la puesta en escena no dejó por fuera nada ni tampoco abundó en elementos que sobrecargaran el espacio.
Esta obra es realmente un encanto. Tanto actores, como los aspectos técnicos y los acontecimientos dentro de la historia la hacen muy disfrutable.
Lo único que quiero “criticar” es que fue muy corta. Espero que Aleandro se anime a darle una vuelta de tuerca para poder brindarnos el capítulo dos de este lindo encuentro entre Brujilda y Rigoberto.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.