Gabriela Acher

Gabriela Acher

Ficha

  • Datos de funciones:

    DOMINGOS 19.30 HS
    Teatro Chacarerean, Nicaragua 5565

  • Prensa:

    AGENCIA AB . Alejandra Benevento

  • Entradas:

    entradas $400 y $500

 

¿Qué hace una chica como yo a una edad como esta?

Charla motivacional para mujeres que no quieren desesperanzar

Las mujeres y el paso de los años no siempre vamos armónicamente de la mano. En tiempos de feminismo y mujeres empoderadas, se hace imperioso analizar y debatir las mejores estrategias para enfrentar la debacle del tirano e involuntario envejecimiento natural, sin desesperar ni morir en el intento. Y qué mejor para sobrellevar digna –e incluso orgullosamente- este “mal” que nos acecha, si recurrimos a la risa como nuestra fiel consejera. “El más favorecido de los mortales es aquel que aprendió a reírse de sí mismo, porque siempre tendrá algo de qué reír”, dice ella que sabe y mucho del tema. Así, Gabriela Acher nos sumerge en su mundo a la manera de una charla motivacional, para reflexionar y fundamentalmente reír, sobre las distintas vicisitudes que debemos enfrentar el género femenino cuando el calendario cambia de hoja irrespetuosamente a la velocidad de la luz. Dirigiéndose a las mujeres de cuarenta, de cincuenta, de sesenta y de setenta –cada una con sus distintas problemáticas psico/socio/sexual/afectivas- nos presenta distintos casos –propios, de amigas y también a través de consultas multimedias- que van desde cómo disimular la celulitis ante una reciente conquista, cómo relacionarse con hombres más jóvenes sin llegar a compartir pañales, cómo superar la bipolaridad que genera el sube y baja hormonal de la menopausia, o como vencer el declive añoso teniendo a disposición una buena batería de excelsos profesionales de la salud. Inteligente, mordaz e irónica, sus relatos nos transportan a nuestra cotidianeidad más cercana y cruel, nos identifican, nos representan, nos ilustran de pie a cabeza, porque todas –más allá de la edad subjetiva- pasamos por las mismas situaciones tarde o temprano. Su mirada aguda y empática tiene una precisión exquisita para lograr eso que logra: todas nos vemos reflejadas inevitablemente en esas historias que de forma hilarante fluyen de su boca. Incluso algún espécimen del sexo opuesto no puede evitar la carcajada al encontrar en este ida y vuelta de estrógenos, familiaridades y semejanzas con su entorno más próximo. Y ella lo sabe. Es por eso que con su simpatía y sabiduría de vida se guarda a todo el auditorio en el bolsillo a minutos nomás de iniciado su show.

“¿Qué hace una chica como yo en una edad como esta?”, es el título que sintetiza a la perfección la esencia del espectáculo, que puede verse también como una suerte de manual de autoayuda. Escrito y dirigido por la misma Acher, quien vuelve a subir a escena con este unipersonal, un género donde se maneja como pez en el agua. No necesita nada más que su impronta y su presencia tan avasallante para conquistar al público, mayoritariamente conformado por compañeras de género, que encontramos en ella a una suerte de gurú existencial que ha llegado para salvarnos de la trágica realidad perecedera. Solo un taburete alto, una mesa y una computadora donde van a ir llegando las distintas consultas de sus seguidoras cibernautas, todo en tonos alilados que se funden con su atuendo brillante y colorido, y que recargan en ella esa belleza atemporal de rasgos fuertes y femeninos. Lo demás es solo talento y desparpajo, ese que viene repartiendo desde los años sesenta, cuando iniciara su carrera en el Uruguay, su país natal. Y que como los buenos vinos, supo acrecentar con la experiencia y el tiempo. Su paso por el cine, el teatro y la televisión, sumado a su éxito como escritora, la hizo merecedora de premios como el Martín Fierro, el Estrella de mar y el Elvira Rawson, este último otorgado por su lucha a favor de la igualdad entre hombres y mujeres. Pero sin duda alguna, el mayor premio es el cariño efusivo que le brinda su público, y que es el que le rinde pleitesía a su atrevida verborragia justiciera. Por eso su entrega se convierte en un feedback continuo y eterno.

“¿Qué hace una chica como yo en una edad como esta?”, es un canto a la vida en medio de una lucha de antemano perdida ante la burlona mirada del reloj biológico. Es plantar bandera en medio del campo de batalla para gritar a los cuatro vientos que aunque el cuerpo, la mente y el alma hagan esfuerzos en vano para mantenerse lozanos y radiantes, siempre permanecerán eternos y joviales mientras exista la risa como el mejor antídoto de la vida misma. ¡Imperdible!

 

 

 

Categorías: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.