Future Lovers Unplugged

Future Lovers Unplugged

Ficha

  • Datos de funciones:

    CONDEDUQUE:

    C. del Conde Duque, 11, 28015 Madrid, España

  • Prensa:

    Jon Mateo Ortega

 

una experiencia escénica al desnudo de La tristura, en formato fiesta

En la Sala de ensayo de danza del Centro de Cultura Contemporánea Condeduque, 15 y 16 de enero, 5, 6, 26 y 27 de febrero y 5 y 6 de marzo de 2022

 

Future Lovers Unplugged nos presentará a la compañía residente de Condeduque La tristura desnuda frente al público, sin escenografía, con muy poca iluminación, rompiendo la cuarta pared y ligera de vesturario, “en una versión desnuda, íntima y punki, en la que toda la fuerza expresiva recae sobre sus jóvenes protagonistas”, según su director, Celso Giménez
El Centro de Cultura Contemporánea Condeduque, del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, presenta Future Lovers Unplugged de la compañía residente en el centro, La tristura que se podrá ver durante varios días del primer trimestre del año en la Sala de ensayo de danza del centro: 15 y 16 de enero, 5, 6, 26 y 27 de febrero y 5 y 6 de marzo de 2022.

 

Una coproducción de La tristura, la Comunidad de Madrid y los Teatros del Canal que cuenta con el apoyo del International Summer Festival Kampnagel de Hamburgo y Noorderzon Festival de Groningen y ha sido escrita con el soporte del Programa de Desarrollo de Dramaturgias Actuales del INAEM.

 

Future Lovers Unplugged

“Probamos hoy a desprendernos de algunos elementos teatrales. Fuera la escenografía, casi toda la iluminación, la grada, la cuarta pared, el vestuario escénico… ¿Qué queda de una de nuestras obras cuando le quitas todo eso? ¿Qué ocurre si volvemos de nuevo a la idea de unos actores muy cerca del público y unas cuantas palabras? Últimamente nos hemos reencontrado con la escenografía y la tramoya, pero desde el principio de este proceso sentimos que Future Lovers debería tener una versión desnuda, íntima y punki, en la que toda la fuerza expresiva recayera simplemente en estos jóvenes.  Veamos cómo bailan los performers esta noche, cómo ríen, cómo siguen haciendo como que nadie mira, en esta versión Unplugged”, destaca La tristura dirigida por Celso Giménez.

 

La compañía LaTristura lleva cuatro años con el proyecto de Future Lovers Unplugged, que les ha llevado a muchos países, a muchos teatros y para la compañía se trata de vivir un fin de fiesta en Madrid y además en el centro donde se creó, en Condeduque.

 

“Hay una esencia en este trabajo que La tristura no se hubiera atrevido a hacer hace diez años. La pieza tiene un formato mediano y prescinde voluntariamente de todo, para que se queden unos cuerpos jóvenes, un poco frágiles y vulnerables para que se queden muy cerca del público para que haya contacto y espacio compartido”, matiza su director Celso Giménez.

 

“La pieza está formada por seis jóvenes en una noche de fiesta bailando, besándose y sudando. Se les pone en valor tal y como son para contemplar esa belleza y ahora esto toma una doble dimensión en estos tiempos están bailando cuando no se puede bailar, se están besando cuando es muy difícil besarse y se están tocando cuando fuera de un escenario en la realidad se requiere una distancia mínima por culpa de la pandemia del Covid19”, concluye Celso Giménez.

 

La tristura

La compañía residente en Condeduque lleva trabajando alrededor de las artes escénicas desde que sus directores y creadores tenían entre 19 y 21 años. Intentando generar “situaciones humanas” dentro y fuera del escenario.

 

Entre sus últimos trabajos Renacimiento, CI NE o Future Lovers, y ahora Future Lovers Unplugged continúan investigando los límites entre el documental y la ficción, entre la presentación y la representación, con la intuición de que la intimidad y la poesía son, esencialmente, conceptos políticos. Durante este tiempo La tristura colabora con espacios como el Festival de Otoño de Madrid, Cena Contemporânea de Brasilia, el Théâtre de la Ville de París, el Festival Grec de Barcelona, Kampnagel en Hamburgo, Auawirleben en Berna, o el Noorderzon Festival en Groningen, entre otros.

 

En estos años generan también contextos como el Festival Salvaje, Una fiesta salvaje en Matadero, o la reciente Escuela de Invierno en Conde Duque. Con el deseo de seguir conectando diferentes agentes y artistas, confiando en que de esos enlaces emergerán movimientos inspiradores e inesperados.

 

La Escuela de invierno

Se trata de un taller/laboratorio denominado Escuela de Invierno, con dirección de Celso Giménez de la compañía La Tristura.

 

Este proyecto formativo-artístico tiene por objeto seleccionar un máximo de 15 participantes en un proyecto pedagógico atendiendo a la creación en sí misma por encima de géneros y disciplinas. Habitualmente las escuelas intentan acotar y separar la creación en gremios, roles y técnicas, pero la actividad, en todo caso, pretende investigar en los lugares de unión entre los diferentes lenguajes. La Escuela de invierno de Condeduque está dirigida a personas que estén desarrollándose en el ámbito de la creación artística en cualquier disciplina (artes escénicas, cine, literatura, arquitectura, fotografía, diseño, música, etc.). Se han realizado un total de 24 sesiones de trabajo presenciales y obligatorias, en seis diferentes módulos que se vienen desarrollando de octubre de 2021 a marzo de 2022.

Categorías: Internacionales

Escribe un comentario

Only registered users can comment.