El nombre

El nombre

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: viernes 20.30 hs.
    EL CAMARÍN DE LAS MUSAS
    Mario Bravo 960

  • Salas:

    Prensa y difusión: Carolina Alfonso

 

Fragmentos de una identidad robada

María es la protagonista de esta historia y llega de una manera muy particular al escenario, una vez ahí, nos cuenta quién es mientras nos va presentando algunos de los escasos objetos que atesora, y que le sirven de compañía en este mundo mendigo lleno de soledad y abandono. Así nos enteramos que no siempre fue María. Su nombre de origen, su sello de identidad, sufrió el manoseo caprichoso de personas para las que trabajó como sirvienta. Fue Ernestina, Lucrecia, Eleonora… de acuerdo al gusto y conveniencia de sus patronas, a las que les entregó sus días hasta que dejó de serles útil. Por cama y comida les dio todo; ellas se adueñaron de sus años, de sus alegrías, de sus anhelos… hasta de su identidad. ¿Y para qué la quería? Total en ese cruel y desparejo intercambio no importaban las subjetividades, lo importante eran los roles, y estaba claro cuál era el suyo. Ahora, nuevamente María, nos cuenta de sus llantos, de sus sufrimientos, de sus penas… Lamentablemente la balanza de la vida siempre le dio saldo negativo. Sobrevivir no es vivir, y ella lo sabe. No hubo tiempo para el amor, para los sueños, para la felicidad… aunque sea en una mínima dosis. Quizás la cercanía y alguna mirada amable de esos rostros curiosos permiten que ahora nos cuente un poco de ella, que abra su alma para dejar salir sus historias, que comparta sus recuerdos y sus pensamientos… ella, a quien alguna vez llamaron muda por su extremo silencio. Ella, a quien le negaron la posibilidad de ser nombrada.

“El nombre” es una maravillosa obra dramática de la genial Griselda Gambaro, escrita en 1974 que aborda el derecho a la identidad de manera contundente. Dirigida por la prestigiosa Laura Yusem, con quien supo trabajar tantas veces Gambaro, esta puesta se traslada en el tiempo y se impregna de actualidad. La interesantísima propuesta de vincular el afuera con el adentro a partir del uso del ventanal genera una sinergia muy particular. Los espectadores por momentos son testigos privilegiados del relato de María, por momentos son objeto de observación de María, con quienes a su vez comparten la posibilidad de observar “la calle” y ser observados por “ella”. Las miradas cruzadas, aquí y afuera… nosotros y ellos. La continuidad, la discontinuidad y la resignificación del espacio posibilita un juego de intercambio, reglado por un nuevo código, más interactivo, presente y cercano. Excelente actuación de Silvia Villazur, cargada de sensibilidad y  humanidad, que emociona hasta las lágrimas. Nos contagia su energía, nos hace vibrar en su misma sintonía, nos invita a su mundo de forma tan natural y cercana que nos olvidamos que es una actuación. Dan ganas de traspasar el espacio escénico para contenerla, para consolarla, para abrazarla, para quererla aunque sea un rato, y sacarla de su soledad. La escenografía y el vestuario de Magda Banach resaltan la marginalidad desposeída del mundo de María con una estética crudamente realista,

“El nombre” además de ser una obra de teatro, es una perfecta combinación de talento, sensibilidad y creatividad. Un triángulo equilátero cuyos lados están gobernados por Gambaro, Yusem y Villazur, de cuya unión resulta esta hermosa pieza que nos lleva a la emoción y a la reflexión también. La identidad y su fragmentación, la violencia simbólica de lo que no se nombra, lo no dicho como metáfora de la desaparición, lo que no tiene nombre como lo que no existe. Desde el vientre materno se forja nuestra identidad al ser nombrados. María es otra NN, una víctima más de un mundo de seres des subjetivados, Su “no nombre” como metáfora de la aniquilación de su existencia. Solo existe para servir, para serle útil a alguien más, olvidada a su vez como “alguien”. Pero María sí tiene un nombre, y como muchas y muchos otros, está y existe más allá de quienes quieran invisibilizarlos.

Ficha:

Dirección: Laura Yusem
Actuación: Silvia Villazur

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.