El médico a palos

El médico a palos

Sabiduría a los golpes
Un leñador algo holgazán, tras discutir y golpear a su mujer, se convierte en el objeto de venganza de la misma, quien pergeñará una hábil mentira y hará pasar a su marido por médico. Valiéndose de la ingenuidad de una pareja de criados que buscan afanosamente alguien que pueda curar a su joven ama, les dirá a estos que la única manera que este hombre se haga cargo de su noble profesión es a través de una golpiza. A partir de entonces, se sucederán una serie de enredos y de situaciones tan desopilantes como cómicas, donde saldrán a la luz algunos secretos que hasta ahora permanecían ocultos. “El médico a palos”, es una brillante comedia farsesca escrita por el genial Moliere en 1666, en la cual su autor hace referencia -una vez más- al desprecio y la desconfianza que siente por los médicos y la medicina. En esta oportunidad se presenta bajo la versión de Charly Palermo, quien sin distanciarse de la original, le pone una cuota extra de vitalidad y aggionarmiento.
Un vestuario de época y apenas algunos elementos escenográficos –entre los que se destaca un ventanal- son suficientes para permitir el juego que propone el director y responsable de la puesta, Ariel Ruíz Díaz, donde la acción, las corridas, las discusiones y… ¡las golpizas!, están a la orden del día. Con un ritmo ágil y entretenido, propio de la comedia, la tensión dramática se sostiene desde el comienzo hasta el final, captando la atención del espectador sin baches ni distracciones. Claro que también esto se debe al destacado elenco encabezado por Marcelo Corso -quien se luce en el papel del “médico” Bartolo, y a su vez es el que lleva adelante la acción y la dinámica de la pieza-, acompañado por Norma Caccavalo –su pícara y vengativa mujer-, Fabián Budes y Antonella Parisi –que componen a la pareja de criados, tan graciosos y disparatados que contribuyen con su accionar al vigoroso ritmo escénico-, Daniel Hernández y Camila Fernández –el amo y su joven hija, fuerzas en conflicto hasta el final-, y Franco Freijomil, el joven galán enamorado que será capaz de cualquier cosa con tal de tener la mano de su amada.
“El médico a palos” es una entretenida comedia para disfrutar sin interrupciones, y para reír sin tapujos… donde la única violencia que impera es la de la carcajada.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.