El Gato de Schrödinger

El Gato de Schrödinger

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: lunes 21 hs.
    Duración: 80 minutos

    Teatro TIMBRe4
    México 3554

  • Salas:

    Prensa:
    Caro Alfonso

 

Cuando la física y la comedia se unen

El Gato de Schrödinger con dramaturgia de Santiago Sanguinetti y dirigida por Pablo Seijo, se presenta extravagante, irreverente y llena de humor.

El espectador se encuentra con un espacio inmenso al ingresar a la sala. Abunda una escenografía trabajada de Ariel Vaccaro, en la que cada elemento del espacio tiene una fuerte relación con el desarrollo de la historia. Un fascinante vestuario se posa ante la mirada del espectador. La intriga principal de la obra no tarda en llegar, tras ver y explorar el espacio unos instantes, las luces funden a negro. El espectador no sabe si está sucediendo algo en el espacio o no, cuándo aparecerán los personajes, quiénes y cómo serán. Existen infinitas posibilidades. Sin embargo, para sorpresa de todos, pues resulta difícil creer que alguien lo haya previsto, al encenderse las luces, sobre el escenario se encuentran dos hombres adultos disfrazados de gatos de peluche enormes. Los animadores del club aguardan a que finalice el primer tiempo para salir a dar su espectáculo. Las maravillosas interpretaciones de Juan Isola (Roberto) y Guido Losantos (Alfredo) son de los puntos más altos de esta obra. Concentrados en sus personajes, introducen al espectador a un mundo descomedido, por momentos hipocondríaco y homofóbico, que los lleva de abrazarse a pelear revolcados en el piso de un instante al otro. En medio de la grotesca y cómica situación, ingresa Néstor, un futbolista en crisis, amante de la física cuántica, interpretado por un Facundo Aquinos que maneja el ritmo de la obra como un profesor de física maneja una clase.

Los vaivenes lumínicos aparecen como apoyo sustentable de la teoría física del gato de Schrödinger en una obra compleja y llena de universos paralelos que curiosamente desembocan en un factor causal más que elocuente. La confusión y los ataques de pánico de los personajes guían y producen la comicidad en la que se ve inmiscuida la historia. El vestuario de Magda Banach no sólo dota de realismo y fortalece el argumento de la historia, sino que es la base de las situaciones más desopilantes de la diégesis, y es aquí donde más sobresale la labor actoral de Isola, quien, disfrazado por completo, debe fingir ser dos personajes sobre el escenario al mismo tiempo, el de Roberto, y el de su doble de un universo paralelo. Las horas de trabajo de Pablo Seijo para que este artilugio no tenga un mínimo desperfecto dan su fruto, e Isola y Mauro Malaspina (quien interpreta a su doble, pero sin voz) logran una sincronía entre la voz de uno y los movimientos del otro digna de admiración.

La física y la comedia se unen en esta historia que, a partir de las destacadas interpretaciones actorales y el excelente manejo del espacio, sumergen al espectador en un mundo absurdo y críptico del cual no desea desprenderse jamás.

 

   Ficha:

Autoría: Santiago Sanguinetti
Elenco: Horacio Acosta, Facundo Aquinos, Pablo Cura, Juan Isola, Guido Losantos, Mauro Malaspina y Emanuel Parga.

Dirección: Pablo Seijo

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.