El deseo atrapado por la cola

El deseo atrapado por la cola

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: Sala: Querida Elena, Pi Margal 1124-La Boca, Sábados 21:30

 

Un viejo hotel

Un hotel perdido en el tiempo con personajes que salen de lo oscuro o se asoman desde habitaciones solo iluminadas con cánticos infantiles.  En “El deseo atrapado por la cola” lo descascarado de las paredes junto con esculturas y adornitos iluminados en vitrinas, de manera que la exhibición surrealista que inquietan a los huéspedes/espectadores aún antes de que comience la función, hablan por sí solos. Ésta se da en una habitación en la que el texto, el movimiento y la imagen juegan en la densidad de los delirios, donde el deseo, con el rostro del erotismo, emerge como lo único que parece atar a la vida.

Los diálogos de los personajes de una época pasada (bien logradas las caracterizaciones, vestuario y maquillaje) son como trazos subjetivos que no explican nada en sí mismos, sino cuando adquieren el movimiento de la escena. Esta obra, escrita por Pablo Picasso durante la Segunda Guerra Mundial, tiene los colores y olores de lo humano en un submundo.

Personajes que se regocijan con el horror o asombro de la mirada del que llega. El aparente dueño del hotel y sus sueños, una amante insaciable, siamesas que memorizan una narración o una receta de sopa, un inquieto huésped necesitado de cualquier tipo de afecto, una violinista de pelo azul y otra parlanchina ninfómana, un vendedor de lotería y otro irónico personaje que responde al nombre de Silencio. Todos ellos mimetizados con el espacio insólito, creado quizás por la desesperación de que afuera pasa algo y obligatoriamente deben convivir reconociéndose en las manías ajenas, en lo absurdo del otro y en su irrefrenable carnalidad.

Una cama elástica en un subsuelo impulsa a los actores al centro del escenario donde la luz crea sombras fantasmagóricas. El resultado es una locura brutal y a la vez una poesía que urge por mostrarse. La técnica está bien lograda en este sentido.

Ante un texto que es excusa para decir lo indecible, las interpretaciones muestran el deseo como lo menos terrible de lo humano. Se nota mucho trabajo en el detalle, aún cuando, en apariencia, el director optó por mostrar el caos onírico y dejar que las distintas interpretaciones encuentren los sentidos, tal como la plástica surrealista.

Ficha:

Dirección: Ramiro García Zacarías

Elenco: Agustín Barbuto, Luisa Cabral, Santiago Cejas, Darío Chiocconi, Natalia Garuti, Melisa Iranzo, Diego Miccige, Hugo Nuñez, Mariela Ponsetti.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.