El conventillo de la Paloma

El conventillo de la Paloma

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: sábados a las 21hs., en el Teatro Colonial, Paseo Colón 413

  • Salas:

    Prensa: Mariano Casas Di Nardo

 

Un clásico bien de barrio porteño.

El clásico de Alberto Vacarezza fue estrenado por primera vez en el Teatro Nacional en 1929, y representa uno de los sainetes de mayor éxito del teatro argentino.  En esta oportunidad la representación de una obra tan emblemática está a cargo de la Compañía María de Marco del Teatro Colonial que bajo la dirección de Adrían Di Stefano, no pierde ningún detalle de esta historia cargada de simbolismos típicos de la época de los conventillos y los malevos.

Ya ingresar al Teatro Colonial con sus arcos de medio punto y sus balcones históricos, nos traslada a una época remota y mucha más tradicional. Ambientada en el Conventillo de Villa Crespo, la historia transcurre alrededor de “Paloma” (Natalia Luongo) y los desvelos que provoca en toda la población masculina del Patio del Conventillo. “Don Miguel” (Gabriel Orosco), representante típico del inmigrante italiano y encargado del conventillo está enamorado de ella, y pelea constantemente con “Seriola” (Joaquin Facchini), un porteño de pura cepa, con “Gallego” (Jorge Vizoli), un español “aporteñado” y con “el Turco” (Osvaldo Beben), vendedor de pañuelos. El gran conflicto se produce por la indignación de las esposas (Manoli Ozores Muñoz, Silvina Tenorio, Beatriz Torres) que le piden a Don Miguel que hable con Paloma para que se vaya del conventillo.

Personajes divertidos, sin verdadera maldad en su mayoría, en los cuales las virtudes se imponen por sobre todas las cosas, nos remontan a una época que ya no es, pero que sin embargo prevalece entre nosotros como una sombra que nos identifica y nos convierte en lo que somos. Desde señoras ofendidas frente a la actitud despreocupada de la soltera, hasta el malevo; tipo pesado que no puede ubicarse, la obra entera es la exaltación de los sentimientos y la confusión cultural característica de la época.

Así cada vez que Paloma aparece los hombres no dudan en declararle su amor, haciendo revuelo, y dejando entrever, que la culpable de que sus desvarios era la misma Paloma. Pareciera ser que solo Villa Crespo (Guillermo Di Concilio), mantiene la compostura frente a ella, y la trata como una mujer con malas intenciones. Es él, quien sugiere a las esposas que finjan su inclinación hacia él, a fin de provocar celos y resentimiento en sus maridos, y así anular el encanto que Paloma ejercía sobre ellos.

Las cosas se complican cuando aparece Paseo de Julio (Lautaro Diaz), un maleante arrebatado, que quiere llevarse a Paloma consigo para volver juntos “al bajo”. Paloma accede a ir con él, ya que se siente incómoda y rechazada por el grupo del conventillo, que solo la ve como un conflicto por tratarse de una mujer libre y coqueta, y es aquí cuando finalmente Villa Crespo intercede frente a este malevo, y defiende a Paloma para que se quede en el conventillo y le declara su amor.

El Conventillo de la Paloma refleja los arquetipos de la población inmigrantes del siglo XX, con sus modismos, sus dialécticas, sus usos y costumbres, y por ende las diferencias y roces que había entre las culturas, de una forma divertida y amena.

Sus personajes llenos de carisma y de autenticidad conducen una historia donde las virtudes de cada cultura prevalecen por sobre los vicios y los prejuicios.

Nos acompaña en el ambiente la escenografía del conventillo típico, con sus escaleras estrechas y sus miles de puertas, y por supuesto el clásico patio del conventillo, en donde se dispersan todos los chismes y habladurías, y en donde se construye la historia de cada personaje.

La obra es un verdadero pedazo de la historia de Buenos Aires, donde la convivencia entre las diferentes idiosincrasias le daba la riqueza a la cultura nacional. La representación está cargada los estereotipos típicos de la época, pero abordados desde el humor, y nos permite descubrir aquello que fue, en relación a lo que es hoy.

Ficha:

Dirección: Adrían Di Stefano

Seriola: Joanquin Facchini

Don Miguel: Gabriel Orosco

Gallego: Jorge Vizoli

Villa Crespo: Guillermo Di Concilio

Paloma: Natalia Luongo

Gallega: Manoli Ozores Muñoz

12 pesos: Silvana Tenorio

Turca: Beatriz Torres

Conejo: Salvador Guerrero / Marcelo Marchese

Paseo de Julio: Lautaro Diaz

Turco: Osvaldo Beben / Carlos Duquene

Risitas: Joel Alexander Sardi

Cantante: Ernesto “El Polaco” Pomorsky

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.