Dillinger

Dillinger

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: domingos a las 19hs
    Teatro: Chacarerean Teatre
    Dirección: Nicaragua 5565

  • Salas:

    Prensa: Simkin & Franco

 

Mul-ti-pli-ca-te

John Herbert Dillinger (1903-1934) fue un ícono popular de la cultura norteamericana. Y no fue ni jugador de béisbol, ni actor, ni cantante. John Dillinger se dedicaba a ser eso que muchos sueñan al acostarse cada noche: asaltar bancos. ¿Quién no ha pensado alguna vez en destrozar alguna bóveda y huir hacia cualquier rincón del globo convertido en un millonario, para luego pasar el resto de la vida rodeado de una hermosa mujer y un sinfín de delicias hedonistas? Esas cosas que pueden parecer sueños o deseos imposibles de realizar eran el pan de cada día en la vida del asaltante. Robar centenares de bancos, enamorarse de bellas mujeres, y escapar fácilmente de cualquier jaula en la que osaran encerrarlo fue lo que lo hizo atractivo y seductor tanto para la prensa como para el pueblo norteamericano. Entonces, si la historia del Dillinger real es de por sí sabrosa y atrapante, el grupo de teatro Improvisa2 acertó al tomar dicha materia para luego aderezarla con situaciones bizarras, cómicas, tiernas, seductoras y exageradas: crearon la gran obra titulada Dillinger.
Escrito el tema en el primer párrafo, hablemos de Dillinger –la obra- en el segundo. El espectáculo visto el teatro Chacarerean sobresale como uno de las mejores obras que hemos presenciado en todo el año. El grupo Improvisa2 realiza un despliegue impresionante y profesional que en ningún momento pierde frescura. Y son más de sesenta personajes los que vemos desfilar durante la obra. Son tres actores quienes casi sin respiro nadan con soltura en las aguas de la improvisación, el español neutro, la repetición, el cine norteamericano, el clown. Ellos son: Mariana –Cumbi- Bustinza, Tomás Cutler y Gabriel Gavila. Por un lado, Tomás Cutler compone a un seductor y valiente Dillinger cuya psique se construye hábilmente durante el transcurso de la obra mostrando exquisitamente -¡Y en una comedia!- el camino desde el primer asaltito hasta los grandes golpes ejecutados por un ser cuya inteligencia -consciente de su status de leyenda y del poder de su fama- nunca deja de lado los sentimientos. Por otro lado, Mariana Bustinza y Gabriel Gavila componen centenares de personajes –algunos reaparecen, otros no- como si de joyas preciosas se trataran. Mencionemos, entre tanta joya, dos piezas de orfebrería teatral: el geronte y cómico juez, y el exagerado jefe del FBI. Así se transcurre Dillinger con un ritmo y fluidez que son admirables ya que el espectáculo no decae nunca y no se apega al chiste fácil, ni le tiene miedo al suspenso de los cambios bruscos de clima narrativo.
Escritos dos grandes párrafos, finalicemos con un tercero algo más leve –o no- y general. Por un lado, Dillinger es una gran obra gracias a su historia y a los actores que componen con solvencia y maestría cada personaje, gracias a la música –un western épico y climático creado por “esteselanimo”-, gracias al minimalismo escénico, gracias al vestuario, gracias a la correcta y clásica iluminación. Por otro lado, cabe aclarar que la dramaturgia está compuesta por los actores y no resulta conformista sino aventurera y compleja para ellos mismos. Es decir, cuando hay algo que se juega a fondo en el arte el resultado, en general, es o bueno o ambicioso: aquí la obra resulta buena y ambiciosa. Y el único riesgo es fracasar. Pero sabemos que el fracaso no corre con lo estético y más vale ir por todo –como Dilinger propone- con risas y exageraciones, que por las migajas del conformismo teatral. Dillinger propone risas, suspenso y la certeza de que al salir del teatro, entre risas y el recuerdo de alguna trémula guitarra western, sentiremos màs cariño por aquellos sentimentales y bestiales hampones de antaño, que por los sucios bancos que Dilinger atracaba, tan sospechosos como los actuales.

Ficha:

Dramaturgia y Dirección: Mariana Cumbi Bustinza , Tomás Cutler y Gabriel Gavila

Supervisión Artística: Enrique Federman

Intérpretes: Mariana Cumbi , Bustinza, Tomás Cutler y Gabriel Gavila

Dirección Musical y Canciones Originales: “Esteselanimo”

Asistente de dirección: Martín Polo

Escenografía: Silvana Cedro

Vestuario: Paula Bianchini

Diseño: Mache Gonzalez

Fotos: Ángela Rodríguez Ayala

Prensa y Difusión: Simkin & Franco

Productores “Ideame”: Cristina Cutler, Vir Argento, Rodolfo Malvestiti

Producción General: Mariana Cumbi Bustinza , Tomas Cutler , Gabriel Gavila

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.