Daniel Fiorentino

Daniel Fiorentino

Ficha

  • Datos de funciones:

    Sábado 6 de noviembre, 21.30 hs. en
    Café de los Patriotas
    Nicasio Oroño 2200

  • Prensa:

    Carolina Alfonso

 

Daniel Fiorentino
y
La Cuadrilla Cultural Tanguera
presentan «Tangos para reparar el alma»
Vuelve un clásico al Café de los Patriotas: Daniel Fiorentino, con las guitarras de Víctor Lasear y Mariano Escobar (La Cuadrilla Cultural Tanguera) se presentan el 6 de noviembre a las 21.30 hs. para recrear nuevamente “Tangos para reparar el alma”. Una selección entre clásicos, inéditos y otros del acervo tanguero contemporáneo que el habitué del café lo ha hecho de su predilección. La cita es en Cucha Cucha y Nicasio Oroño, La Paternal.
¡La entrada es al sobre, nunca a la gorra!
La Cuadrilla Cultural Tanguera

“Desde que empezamos a trabajar con Víctor Lasear lo hacíamos muchas veces en la calle. Estuvimos en el Conventillo de la Paloma, en la Casa de Evaristo carriego, en la esquina de Scalabrini Ortiz y Corrientes en conmemoración de un natalicio de Osvaldo Pugliese. Así fue como tomé la imagen de las cuadrillas que trabajan en la calle y lo asocié con nuestra labor pero en este caso con otras herramientas como las guitarras y la voz, la poesía, el tango era una cuadrilla reparadora, la Cuadrilla Cultural Tanguera.

¿Por qué cuadrilla? Porque son hombres trabajando. ¿Sus herramientas? las guitarras, la voz, la pasión por el tango. Construyen y reconstruyen lazos sociales, el encuentro con el otro, el compartir las emociones a través de la música.”

                                                                              Daniel Fiorentino

 

Videos:

Milonga hereje: https://www.youtube.com/watch?v=jR5t2YOgHxk

Gol argentino:  https://www.youtube.com/watch?v=7003tJKHCD4

El que atrasó el reloj: https://www.youtube.com/watch?v=95DJaD2LMKk

 

 

“Se alza una voz con fundamento. Tiene oficio, tiene autoridad. Se lo escucha con la determinación de un cantor que sabe lo que trae consigo. Sale por bares y cafetines, elige cantar entre mesas y patriotas. Se llama Daniel Fiorentino y cuando arranca con su repertorio te transporta a un mundo lleno de verdad. Canta Fiorentino y en su entorno se configura una experiencia que atraviesa el tiempo. Es, por un lado, una percepción vívida del presente. Esa sensación de estar vivos y de conmoverse; de alegrarse, reír; de levantar una copa y corear ese estribillo que, de repente, para tu sorpresa, recordás completo. Pero escucharlo a Fiorentino, con los dos músicos que le cuidan las espaldas, implica al mismo tiempo una conexión con el pasado. Cerrás los ojos y enseguida aparece el piso damero negro y blanco con un patio descubierto, bajo el parral de uva moscatel, y la escoba apoyada en la pared junto a un balde, el trapo y la mesita en un rincón, apoyo seguro para la radio o el tocadisco. Y aquellos tangos con guitarras y guitarrones, que están vivos, que están otra vez entre nosotres, que vuelven a sonar en este –apocalíptico- siglo XXI. De la mano de Fiorentino. ‘Gol argentino’, ‘Lequisamo solo’ y la memoria del Gordo Alorsa, talento hereje que con poesía, desfachatez y crudeza describió la soledad sin contemplaciones, tanto como retrató el deseo arrebatado y la desolación del domingo a la noche.

Fiorentino tiene la memoria en la garganta, la emoción de un gol de Independiente, la sensibilidad contenida del porteño. Y la elegancia de un malandra que las pasó todas y se planta para cantártela justa. Que se escuche su voz, que se premie el talento y que seamos felices en un instante, en una canción, en este tango.”

Categorías: Música

Escribe un comentario

Only registered users can comment.