Como si pasara un tren

Como si pasara un tren

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: viernes 22 hs. y sábados 20 y 22 hs. Duración: 70 minutos.
    El Camarín de las Musas
    Mario Bravo 960

  • Salas:

    Prensa: Carolina Alfonso

 

La ternura en la dificultad

El tren sigue encarnando en nuestro país un fantasma encantador de otra Argentina. Su paso por las vías que han sobrevivido a la historia enciende no solo ciertas economías de estos pueblos sino también las ilusiones de muchos jóvenes, maravillados por el mundo de posibilidades que abre aquel gigante de los rieles. Este es el caso de Juan Ignacio, muchacho indómito con cierto retraso madurativo que habita en este pueblo ignoto con su protectora madre Silvia. La fórmula del tercero en discordia, la llegada de Valeria, la prima porteña, resulta en mucho más que un mero artilugio narrativo. Lejos de los lugares comunes, Como si pasara un tren propone una tierna historia de grandes personajes en busca de su felicidad.

El relato, escrito y dirigido por Lorena Romnin, nos encuentra en el living de esta familia de tierra adentro, una casa de mobiliario ochentoso y modesta decoración. Pronto entendemos la dinámica familiar: un padre ausente, un niño especial buscando su plenitud y una madre en la difícil tarea de reparar ese hogar roto, a costas de sus propios deseos. Como queda dicho, Valeria, en discordia con su madre por su rebeldía adolescente, es enviada a pasar unas semanas con su tía y primo. Lo que nos sigue es la disrupción de las rutinas de los tres, de volver a revisar lo establecido, sea por inteligencia o redundancia.

Ante la platea se exhiben una serie de emociones muy vívidas. ¿Cómo? Primero y principal, con la belleza de un texto que logra retratar, con amenos diálogos cotidianos, la calidez de seres humanos deseosos, algo con lo que es imposible no identificarse. Segundo, un elenco insuperable. No solo plasman estos tres artistas la dificultad de un trastorno psicosocial infantil, sino también la de quebrar con esa maldita palabra de “normalidad” para escenificar los problemas que sufre cada familia, amén de sus condiciones de vida. La sinceridad de cada llanto, cada risa y cada guiño entre los actores cala en lo más hondo de cada butaca.

Como si pasar un tren acumula temporadas teatrales, cosechando salas llenas función a función. Su mérito es su narración, su qué y su cómo, es volver a la base de lo que es relatar, de conmover, sin golpe bajo alguno, con historias de vida. Así se construye un clásico. Una obra que debería llegar no solo al habitué teatral sino a cada uno que disfrute de un buen cuento dramático. A carcajadas, la pieza derrumba preconceptos, visibiliza la diferencia, la vuelve cercana y saca a relucir la ternura subyacente, prueba irrefutable de un paso en la dirección correcta en la búsqueda de la felicidad.

Ficha:

Elenco: Silvia Villazur, Guido Botto Fiora y Luciana Grasso

Escrita y dirigida por Lorena Romanin

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.