CentroCentro se llena en febrero de nuevos proyectos contemporáneos. Madrid

CentroCentro se llena en febrero de nuevos proyectos contemporáneos. Madrid
  • El estudio de arquitectura elii presenta la segunda propuesta del ciclo El Palacio visto por…, una invitación a plantear una nueva mirada a la historia del Palacio de Cibeles
  • El ciclo de comisariado anual Absolute Beginners, a cargo de Rafael Barber, presenta en There is Nothing in the Middle el trabajo de Patricia Domínguez y Beatriz Olabarrieta
  • Rosana Antolí expone su trabajo escultórico, dibujos, vídeos y performances en vivo en Una edad de oro: pulso, pálpito y deriva, comisariada por Bronwyn Bailey-Charteris
  • A través de la arena, comisariada por Laura Vallés Vílchez, se aproxima al periodo de los años ochenta en el estado español desde el arte y la edición y a sus resonancias en el presente, a través de material de archivo y obras de 16 artistas
  • La tercera edición de DIBUMAD. Feria de la ilustración se celebrará del 20 al 22 de marzo en la Galería de Cristal
  • La programación musical contará con 20 conciertos de música contemporánea entre febrero y junio, con los ciclos Vang. Músicas en vanguardia, Disidencias. Las voces de la voz y Músicas del cosmos

Comienza la nueva temporada en CentroCentro, espacio gestionado por el Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento a través de Madrid Destino, con una programación que incluye hasta junio cuatro exposiciones nuevas de producción propia, veinte conciertos de música contemporánea y un Programa público de performance, encuentros y actividades.

El próximo 6 de febrero se presenta el segundo proyecto del ciclo El Palacio visto por… en el que artistas y arquitectos son invitados a ofrecer una mirada nueva y personal a la historia del Palacio de Cibeles. En esta ocasión el estudio de arquitectura elii, fundado por Uriel Fogué, Eva Gil y Carlos Palacios, expone en Hilos, cajas negras y fetiches urbanos el resultado de sus indagaciones acerca de unos hilos que aparecían en los dibujos que los arquitectos Antonio Palacios y Joaquín Otamendi presentaron al concurso para la construcción del edificio en 1904. Estos hilos conectaban la torre y los pináculos del edificio con el resto de la ciudad y posteriormente desaparecerían y nunca llegarían a instalarse. A partir de esta incógnita, elii plantea cuestiones en torno a nuestros ecosistemas urbanos, 101 años después de la apertura de este emblemático icono arquitectónico de Madrid.

El 20 de febrero, con antelación a la semana del arte en Madrid, CentroCentro inaugura tres nuevas propuestas de creación contemporánea. El ciclo anual de comisariado Absolute Beginners (Principiantes), a cargo de Rafael Barber (Valencia, 1985), en el que se ha invitado a seis artistas a realizar tres exposiciones a dúo, presenta su segundo proyecto, There is Nothing in the Middle (No hay nada en el medio) de Patricia Domínguez (Santiago de Chile, 1984) y Beatriz Olabarrieta (Bilbao, 1979). En esta ocasión, la exposición se aleja del formato colaborativo que siguió la primera propuesta del ciclo, Andromedan Sad Girl de Tai Shani y Florence Peake, para presentar dos exposiciones individuales que conviven en el espacio. Mientras que el trabajo de Patricia Domínguez investiga los encuentros y choques entre culturas que se producen en el mundo global a través de una mirada a las distintas formas de entender la curación y el cuidado, la práctica de Beatriz Olabarrieta navega por el espacio de la comunicación y sus discordancias tratando de encontrar formas de traducción rebeldes. El programa público de actividades vinculado al ciclo, Si CentroCentro fuera FueraFuera a cargo de Marc Vives (Barcelona, 1979), se desarrollará a partir de marzo.

El 20 de febrero se inaugurará también la exposición Una edad de oro: pulso, pálpito y deriva, una muestra monográfica de la artista alicantina Rosana Antolí (Alcoi, 1981), quien reside en Londres y cuyo trabajo ha sido recientemente expuesto en la Tate Modern.

Antolí trabaja con el ritmo y el fluir, con las mareas de la coreografía social, los bucles eternos y el feedback del cuerpo en la sociedad y se inspira en Una edad de oro en las conversaciones actuales y urgentes sobre el estado de las ecologías planetarias. En esta exposición, comisariada por Bronwyn Bailey-Charteris, en representación de Index Foundation (Estocolmo), invita a la figura de la medusa inmortal, la medusa Turritopsis dohrnii encontrada en el mar Mediterráneo, única criatura conocida que vive eternamente, y responde a la propuesta conceptual de esta misteriosa criatura amplificando las formas de conectarse con la transparencia, los bucles, el ritmo, la cadencia, la rima y la flotabilidad en su trabajo. La exposición reúne elementos escultóricos, dibujos, vídeos y performances en vivo. Estas últimas conforman un programa específico de actividades bajo el título Pulso, pálpito y deriva, que tendrán lugar los días 25 de febrero, 18 de abril y 8 de mayo.

Por último, el 20 de febrero también se inaugura A través de la arena, comisariada por Laura Vallés Vílchez (Castellón, 1984). La exposición es resultado de una investigación que parte de las posiciones críticas y los modos de hacer de las revistas Arena (1989) y Zehar (1989-2011), para aproximarse al periodo de los años ochenta en el estado español desde el arte y la edición y a sus resonancias en el presente. Diferentes títulos procedentes de las revistas puntúan el recorrido expositivo, además de obras de dieciséis artistas –pintura, escultura, instalación, fotografía y vídeo–, en una voluntad de revivir el archivo en un espacio de experimentación discursiva, y de especular sobre cómo las estructuras culturales imaginadas por mujeres como Mar Villaespesa y Miren Eraso –directoras de Arena y Zehar respectivamente– se han formado, deformado y transformado en el devenir de textos y objetos de arte. El Programa público de actividades vinculadas a la exposición contará con un encuentro de comisarias y editoras el 7 de abril abril; una actividad de edición performativa con Jon Mikel Euba el 15 de abril; y cuatro talleres de lectura con Noemí Haro que tendrán lugar cada tres semanas en las salas, en marzo y abril.

El Programa público de CentroCentro incluye además la tercera edición de la feria de ilustración DIBUMAD, que tendrá lugar del 20 al 22 de marzo en la Galería de Cristal. Un fin de semana de talleres y conferencias en torno a la ilustración y el cómic, que ofrece además la oportunidad a 70 creadores seleccionados por convocatoria pública de exponer y vender su trabajo.

Veinte conciertos gratuitos de música contemporánea
El Auditorio de CentroCentro continuará siendo escenario para nuevos discursos de lo sonoro y la música contemporánea. El ciclo VANG. Músicas en vanguardia, comisariado por Alberto Bernal, Marina Hervás y Anna Margules, contará hasta junio con un doble programa con Hanna Hartman, Wade Matthews y Luz Prado; la voz y el piano de los japoneses Yuko Kakuta y Yukiko Sugawara; el ensemble berlinés DieOrdnungDerDinge; el ensemble vienés Phace Ensemble y los españoles Ensemble Komboï.

Además, el segundo ciclo musical de producción propia de CentroCentro, Disidencias. Las voces de la voz, comisariado por Jorge Fernández Guerra, mantendrá su cita mensual con los compositores y el pensamiento contemporáneos.

CentroCentro sumará a su programación musical, por primera vez en 2020, el ciclo Músicas del Cosmos, con el que Cosmos 21, una de las formaciones más longevas del país, contribuye año a año a la difusión de la creación musical contemporánea. Las citas serán el 5 de marzo, 2 de abril, 5 de mayo y 4 de junio. Asimismo, el Auditorio acogerá un nuevo ciclo de cuatro conciertos a cargo de los alumnos del real Conservatorio Superior de Música de Madrid, Músicas insólitas y repertorios sorprendentes, el 29 de enero, 26 de febrero, 29 de abril y 27 de mayo.

Toda la programación tendrá acceso gratuito.

Categorías: Internacionales

Escribe un comentario

Only registered users can comment.