Reseñas

Volver a la página inicial
Reseñas

Humor a la carta

Volver Peinando 77 abriles de canas pero con el vigor juvenil que sus ojos describen, Ernesto Acher salió a la platea del ND Ateneo ante un aplauso multitudinario y cómplice.

Reseñas

Gurisa

La gurisita sin senos A primera vista, una iluminación muy cálida descubre cuerpos bien marcados y tonificados. Se van descubriendo músculos, vello y sudor. Seis hombres nos darán un paseo

Reseñas

Ferdydurke

Desde Polonia Ferdydurke: puede ser una palabra sin significado alguno. ¿Será expresión de deseo, de libertad, de independencia, de individualismo? ¿Será un invento poético en cuyo  lingüístico y trabado ludismo

Reseñas

El verano

Alta presión El aprovechamiento de la sala en su máxima dimensión transforma el cuadro de escena en un lugar verídico, creíble, cotidiano. Con fuertes melodías de música en vivo, la

Reseñas

El petiso orejudo

Cayetano… ningún Santo Vale la pena entusiasmarse cuando presenciamos una buena obra de teatro. Y cuando nos referimos a “buena obra de teatro” no nos referimos a ninguna especie de

Reseñas

El médico a palos

Sabiduría a los golpes Un leñador algo holgazán, tras discutir y golpear a su mujer, se convierte en el objeto de venganza de la misma, quien pergeñará una hábil mentira

Reseñas

El amante

El acuerdo. ¿Qué serías capaz de hacer por amor? ¿Resistirías una sinceridad absoluta de parte de tu pareja? ¿Y si esa franqueza incluyera a otros? El Amante es una obra

Reseñas

Dillinger

Mul-ti-pli-ca-te John Herbert Dillinger (1903-1934) fue un ícono popular de la cultura norteamericana. Y no fue ni jugador de béisbol, ni actor, ni cantante. John Dillinger se dedicaba a ser

Reseñas

Collar de melones

La difícil decisión de cambiar En determinados momentos de la vida, una persona necesita cambiar. Los seres humanos no estamos acostumbrados a la mutación, sino más bien a que todo

Reseñas

Chinagueña o el rancho de las mutaciones

Cambia, todo cambia. Hace ya bastante tiempo Charles Dickens dijo que somos animales de costumbres, sin ponernos muy filosóficos significaría que el ser humano es reacio a los cambios y