Casa Kynodontas

Casa Kynodontas

Ficha

  • Reparto:

    Funciones: Todos los jueves de julio y jueves 3 y 10 de agosto, 21 h. Viernes de junio, julio y viernes 4 de agosto, 21 h.
    Centro Cultural Recoleta. Junín 1930

  • Salas:

    Prensa: Marisol Cambre

 

Traeme la pelota

Una sociedad adiestrada. Más débiles en multitud. Quien rompe las reglas es castigado. Y el resto baja la cabeza y obedece. Represión, una palabra que se escucha muy seguido en estos tiempos. Premio y castigo: La manera más eficaz de gobernar.
“Madurar no existe, solo aprendemos a comportarnos en sociedad”. ¿Qué pasaría si dejáramos de lado todos esos frenos a nuestros impulsos? ¿Si nos dejáramos llevar por nuestros deseos sexuales? ¿Si no existiera lo que llamamos “moral”? ¿Cuál es el límite? ¿Lo ponemos nosotros? ¿O lo pone el otro?
El “qué dirán”; Lo superficial de nuestros seres, nuestro envoltorio. Debemos ser bellos para los ojos de los demás, pero prohibido tocar. Lo más importante del verano es lograr dorar nuestras pieles. Y si eso es malo para la salud, no importa. Porque igual te ves muy bien. Te queda genial ese tono de piel, te levanta, te resaltan tus ojos claros y tu pelo se ve más dorado que nunca.
Una puesta interesantísima: Al ingresar al teatro, podemos ver dos mujeres en escena. Una de ellas está acostada sobre pelotas ubicadas en sus puntos de apoyo. La otra está sentada, rodeada de lámparas que la iluminan. A nuestras espaldas, hay un tercer integrante, masculino, saltando la soga.
Baja la luz de sala y aparece un nuevo muchacho, quien se va a unir en un sinfín de poses con las dos mujeres. ¿Improvisan o está coreografiado? Es tal el nivel de inteligencia espacial que se registra en los intérpretes, que es difícil darse cuenta.
Durante la hora que dura la función, el público va a ser elevado de sus asientos. Hipnotizado por las distintas situaciones que suceden en escena, cargadas de metáforas, llenas de imágenes fascinantes. La selección de objetos como paraguas, talco, cubiertos, entre otros, es muy acertada. Una obra física que estimula desde lo visual y lo sonoro.
La escenografía es muy llamativa y juega con su propia iluminación, la cual va a ser manipulada por los actores-bailarines en escena. Una mesa elegante con vajilla de plata, con una inclinación en su estructura que inmediatamente nos va a sacar del cotidiano.
Cabe destacar individualmente a cada una de las partes por su dominio corporal, su gestualidad y expresión. De todos modos, es de resaltar a Daniel Antonio Corres por su increíble capacidad en el zapateo. Un número, sin dudas, ¡espectacular!
La música va a atravesar los cuatro elementos: desde grados etéreos, livianos, homogéneos, hasta instantes a tierra, con impactos, golpes. No hay lugar a la distracción. La platea está atenta, expectante, sin noción del “tiempo”. Lo único que importa en este momento es el premio: la pelota.

Ficha:

Intérpretes: Franco Bertolucci, Brenda Boote Bidal, Daniel Antonio Corres, Emmanuel Palavecino, Abril Lis Varela..
Edición musical: Sebastián Furman
Diseño: Sebastián Furman
Dirección: Franco Bertolucci, Brenda Boote Bidal, Daniel Antonio Corres, Emmanuel Palavecino, Abril Lis Varela.

Categories: Reseñas

Escribe un comentario

Only registered users can comment.