Posts From Guido Inaui Vega

Volver a la página inicial
Reseñas

La Falcón

Una vida llena de colores Al entrar a la sala, el público es acomodado en mesas, al mejor estilo café concert, siempre respetando los protocolos, claro. Una pequeña lámpara que

Reseñas

La isla desierta

La magia de los títeres Hablar de “La isla desierta” es primero hablar del dramaturgo argentino Roberto Arlt. El texto es exquisito, casi un clásico literario, de lectura obligada, que

Reseñas

Mafalda

La irreverencia de vivir Mafalda es la protagonista de esta historia: es una mujer de aproximadamente 80 años, viuda, madre de familia, abuela, jefa de hogar. También es pícara, irreverente,

Reseñas

El montaplatos

Cuando el tiempo no avanza La historia inicia con dos hombres en una habitación, uno sentado en una cama leyendo un diario, el otro caminando por el lugar, inquieto. Ellos

Reseñas

El amor es una mierda

La vida después del amor La obra inicia con una mujer, apoyada sobre una pared, bañada por una luz blanca. Ella ensaya movimientos, juega, sonríe. Provoca una rápida, empática, y

Reseñas

Captura de aves silvestres

La belleza de volar y soñar libertad Este espectáculo que se puede encuadrar en los géneros experimental o performático, invita a comprender el camino transitado en el proceso creativo, el

Reseñas

Las oceánicas

El hermoso juego poético de vivir Dos adolescentes, compañeras de colegio, están en de Mar del Plata junto a una profesora, para participar en un concurso de poesía. En la

Reseñas

Una

Lo más simple suele ser lo más complejo Una silla, en un escenario vacío, espera al espectador. No es que esa sea la primera imagen para quien va a ver

Reseñas

El año de Ricardo

Un teatro bestial y arrollador Hablar de “El año de Ricardo” es hablar de uno de los primeros espectáculos que se estrenó ni bien pudieron abrirse los teatros. Ya el

Reseñas

Suyay

La ternura de las palabras y el amor Un escenario en penumbras, con una niña sentada, esperando en un establo, situación cálida, que genera curiosidad. Ella es Gringuita, la única