Al bárbaro le doy paz

Al bárbaro le doy paz

Ficha

  • Datos de funciones:

    Desde el 12 de octubre Martes 21 hs
    Teatro El Picadero
    Pasaje Enrique Santos Discépolo 1857 CABA

 

Dramaturgia y dirección: Pablo Gorlero

Sobre textos y canciones de María Elena Walsh

ELENCO:

Mariano Magnífico (El hombre niño)

Flavia Pereda (La enamorada)

Julián Pucheta (Magoya)

Déborah Turza (La que protesta)

Dirección vocal y musical: Juan Ignacio López

Coreografía y asistencia de dirección: Marina Svartzman

Producción ejecutiva: Ezequiel Paredes

Funciones: Martes 21 hs – Teatro Picadero

Localidades $ 1400.- por Plateanet o en boletería del teatro

MÚSICOS EN VIVO
Juan Ignacio López (piano)
Tito Vanini (percusión)

A diez años de la muerte de María Elena Walsh, “Al bárbaro le doy paz” lleva a escena al público adulto la dialéctica de esta poetisa, escritora y cantautora que ha marcado la vida de varias generaciones de argentinos. Fue una renovadora de la literatura infantil y su cancionero perdurará por siempre. Tal vez la mayoría la recuerde como el hada que acompañó las infancias, pero María Elena, además, fue una figura de las letras que siempre supo qué decir y cómo. Con un estilo propio, fue una artesana de la ironía, una letrista exquisita, era tan filosa como erudita, fue confesional e intimista, pero también crítica de la realidad. Su lealtad a sí misma y a sus ideas, su feminismo, así como su lucha por las causas honestas fueron su cruzada que enfrentó al orden reinante, al que siempre invitaba a cuestionarse. Con juegos de palabras, introduciendo el disparate, sabía cantar la realidad argentina con una espontaneidad inusitada.

También fue juglar de los adultos hasta que, en 1978, harta, anunció su intención de retirarse de la escena: ya no iba a cantar ni a actuar más. Los dos últimos años había vivido claras presiones de la censura para eliminar de su repertorio determinadas canciones consideradas como inoportunas por el Gobierno militar y algunas de ellas entraron a engrosar las listas negras.

«Nunca me sentí omnipotente. Sí sabía que al menos yo hacía cosquillas molestas al poder», dijo.

“Al bárbaro le doy paz”, en formato de varieté (género que representaba a la cantautora), presenta a cuatro personajes elucidarios de la dialéctica de María Elena. Diferentes facetas de su personalidad están representadas por La enamorada, La que protesta y El hombre niño. Ellos son uno solo y, de algún modo, intentan “avivar” a Magoya, aquel que se lo cree todo.

Un grupo de talentosos artistas del musical nacional: Déborah Turza, Flavia Pereda, Julián Pucheta y Mariano Magnífico interpretan canciones como “La cigarra”, “Los ejecutivos”, “Canción de cuna para un gobernante”, “Barco quieto” y “La clara fuente” (entre muchas más), intercaladas con una dramaturgia de edición, confeccionada a través de textos de Pablo Gorlero con otros textos y poemas de María Elena Walsh.

Con el color del jacarandá, “Al bárbaro le doy paz” se plantea activar la memoria, abrir los ojos y proponer un espejo para una sociedad que necesita mejoras.

Reemplazos: Laura Bertonazzi, Agustina D’angelo, Pedro Raimondi, Sebastián Ziliotto.

Diseño gráfico: Juan Salvador de Tullio

Stage manager: Valentina Lozano

Diseño de escenografía: Gastón Zambón

Diseño de vestuario: Gabriella Gerdelics

Diseño de iluminación: Leandra Rodríguez

 

Categorías: Cartelera, Musicales

Escribe un comentario

Only registered users can comment.