El señor de las burbujas. (Nota: Lorena Cavallos)

Posted by
|

El Teatro Apolo abre sus puertas para presentar un mágico mundo elaborado por el español Javier Urbina junto a la compañía madrileña Made In Jabón (2008). El actor, que ha sido premiado con el Record Guiness por realizar la cadena de burbujas más grande del mundo, presenta un show en el que pompas de jabón de todos los tamaños se despliegan en el escenario y atrapan las miradas asombradas de grandes y chicos. El reto dela Compañíafue precisamente captar una audiencia de todas las edades para un espectáculo cuyos recursos podrían vincularse más a los juegos de la infancia. Sin embargo, Urbina logra deslumbrar a todos gracias a la combinación de comedia, pantomima y la participación de sus espectadores. La intervención del público es fundamental para romper con el criterio de obra de teatro tradicional, pero también lo es en relación a la burbuja como un elemento tan frágil que solo puede mirarse y no ser tocada. Para ello, el artista usualmente  incluye una persona del público para hacer un pequeño sketch y al final pide la colaboración de un niño para introducirlo dentro de una burbuja gigante.

 

 

Una escenografía de carácter industrial, con escaleras metálicas y varios compartimentos, además de herramientas de diferentes tamaños para hacer burbujas con helio, con gas, con humo adentro, burbujas verticales y horizontales, una encima de otra, pequeñas, medianas y grandes, le sirve a Javier Urbina para fascinar y desconcertar a un público que asimila como magia un proceso que en realidad requiere de condiciones muy controladas. Para ello, el actor trabaja con diferentes mezclas y proporciones de agua, jabón (utiliza cerca de ocho jabones distintos) y glicerina, además de humidificadores de ambiente. Lo interesante es que la fórmula se lleva a cabo in situ, de acuerdo a la infraestructura de cada lugar e incluso se toman en cuenta cuestiones como la presión atmosférica y el tipo de agua.

 

Sin embargo, lo que hace de El Señor de las burbujas un espectáculo interesante es la gran cuota de azar e intervención que requiere y por eso resulta tan divertido. Javier Urbino realiza burbujas tan grandes que puede introducir objetos en ellas o incluso se puede meter él mismo. Esa interacción entre lo humano y una sustancia tan delicada es la que genera un ambiente mágico y sorprendente por su sutileza. Para llegar a ese efecto Javier ha realizado cientos de pruebas e investigaciones. Así, algo que parece muy simple y cotidiano se convierte en arte y se transforma el lugar del actor como protagonista para cederle su espacio a las burbujas, las verdaderas estrellas de este show.

 

Sábados y Domingos a las 17 hs en el Teatro Apolo (Av. Corrientes 1372).

Add a comment

You must be logged in to comment.

Comentarios recientes

    Archivos