+5 (de Norman Briski)

+5 (de Norman Briski)

Ficha

  • Prensa:

    Carolina Alfonso

 

NORMAN BRISKI
presenta
+5
Editorial Dapertutto, 2022

La presentación del libro se realizó el lunes 18 de abril a las 18.30 hs en
la sala Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional, en Aguero 2504
Participaron en ella: Norman Briski, Vicente Muleiro, Osvaldo Saidón, Carlos Aznárez y Leonardo Cook.
La presentación estuvo acompañada por muestras de varias escenas de las obras incluídas en +5, interpretadas por: Laura Tarchini, Juan Carlos Washington Felice Astorga y Sergio Barattucci.

+ 5, como si la numerología fuese unos de los caminos para el conocimiento de la dramaturgia de Briski. Su fecha de nacimiento fue un 2 de enero de 1938, anotado en el registro recién el 9, una semana después, su madre Clara llevaba al pequeño Naum en brazos. El menor de 3 hermanos, Mario el mayor, jugador de básquet e ingeniero y poseedor de la colección completa de El Grafico. Perla, ama de casa, con sus estudios universitarios de medicina incompletos por un casamiento que llegaba. Falta su padre Pipe, comunista exilado de la Bielorrusia de entre guerras, de quien Norman habla mucho en Mi política vida.

Y como la familia no lo ata, viene el + que es la incógnita. La dramaturgia de Briski, es una idea, como los números. Que representa una canica, o cinco de ellas. Su teatro, como las canicas son juego, y como los números son una idea acerca del mundo + que produce existencia. Briski es el gauchito gil del campo teatral. Desertor de guerras inútiles, profesa su impronta con la fe para que aún el más escéptico luche. Por eso los roles cuasi intelectuales, cuasi delincuentes, alienados, locos, son críticos de su propia aventura existencial. Cada rol es el actor o actriz que se enfrenta a la existencia sin estrategia. Porque su + no es positivista, es una negación de lo que continúa enunciado para el conocimiento, pero relativizado como hecho estético. Y sus obras, Unificio, La medicina, 9.81, Al lector, + La conducta de los pájaros, escrita con Vicente Muleiro, son apreciaciones posibles de la conducta humana. Su movimiento interno es planetario, con la ética de la responsabilidad afectiva para con sus ideas. Y el universo para abrazar la humildad. Para hacer lo que es. O ser lo que hace.

Su teatro no es sin actores ni actrices, no es una idea representacional, sino una pulsión que tiene olor, que tiene mirada. Por eso, su 5 no es sin canicas, su + no es sin el Gauchito Gil.

Y retomando la numerología, Norman tiene cinco hijos Gastón, Olinda, Catalina, Sibelina y Galatea. + Victoria Eva.

+ 5 es a sus 84 años seguir jugando a contar la vida. La metáfora de la numerología se vuelve infinita. Norman infinito.

Eliana Wassermann

 

En contra de la tapa

Hoy por hoy al teatro dormido se le clavó una espina de subsidios, snobismo, postmodernismo, celulitis y la glotonería del entretenimiento vil, si se despierta sin alas, sin recursos metodológicos frente a la realidad que busca el espanto como aquella estética del Goya. El mundo eligió la civilización de tecnológicas instituciones, el juego perverso del dedo mágico, hoy por hoy despierta y busca el residuo, canta sin pentagramas con voz de garganta con arena. Estas obras tienen al monstruo que asoma belleza y buscan en el asesino respuestas de la ceguera. Un teatro de narices enormes, de estúpidos baños de colmena, que eligen el desierto antes de arrodillarse. Una lepra productiva de alimentos sin propiedades, antes de que las heridas ni supuren sangre. Aquella crueldad que fue asesinada despierta para la renguera de los apolíneos.

Este teatro es para las cabezas que ruedan. Se acabó el espectáculo porque los culos fraccionados están en la góndola que se hunde por el agua envenenada. Beckett abrió la puerta y el infierno se había apagado, esa es la tragedia, todo lo demás… utensilios de la nada.

Norman Briski

Categorías: Libros

Escribe un comentario

Only registered users can comment.